Memorias económicas de una iglesia en la oscuridad

0
5

(Aeronoticias).- «Como un principado» catalogó el periodista Jason Berry el funcionamiento de las cuentas bancarias de la Iglesia Católica. Como una paradoja, si tomamos en cuenta que tiene una estructura bien diferenciada -papa, cardenales, obispos, sacerdotes- y el manejo de sus finanzas un pandemonio. Como un despilfarrador, si tomamos en cuenta los 170 mil millones de dólares -según The Economist- gastados en 2010 por la institución religiosa más grande del mundo.

Las acusaciones de lavado de dinero a la Iglesia Católica sólo es parte del rosario de denuncias, comparados con los escándalos sexuales por pedofilia. Las indemnizaciones por las denuncias de abuso sexual, sumado a la caída de donaciones de creyentes, han mermado sus abultados dígitos, cuya cifra hasta ahora se desconoce.

En la historia contemporánea, el flujo masivo de dinero que paró a la Iglesia Católica se dio por un patrocinador durante el inicio de la Guerra Fría: La CIA. Según el periodista, la irrupción del Partido Comunista en Italia hizo que la CIA invirtiera millones en la campaña para la Democracia Cristiana -partido de centro-. Los 70 sirvieron para el boom de bancos católicos -el caso más notorio es el Ambrosiano- hasta que se descubrieron manejos oscuros y un forado de mil millones de dólares.

Tras la acusación, Roberto Calvi, presidente del Banco Ambrosiano, apareció colgado bajo el puente de Blackfriars en Londres. Las ramas de la denuncia se extendieron a la mafia y a la logia masónica secreta Propaganda Dos -P2-.

Banco Ambrosiano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here