‘Oír’ colores infrarrojos y otros avances transhumanistas

0
79

(Aeronoticias).- La medicina ha evolucionado tanto desde sus épocas primitivas -la edad media, por ejemplo-, al igual que la ciencia y la tecnología en sus últimas décadas. Tanto que usamos objetos para mantenernos con vida si fuera el caso -el marcapasos-. Pero ¿qué con usar máquinas que mejorasen nuestras habilidades, incluso estando sanos?

Esta idea es la raíz de los transhumanistas, un movimiento que data de 1980, quienes buscan invitar al humano a una «evolución» a través de mejoras y aditamentos. Si no, recordar en 1998 la transmisión radial del primer cyborg -humano máquina-, Kevin Warwick, profesor de cibernética que se implantó un transmisor en su antebrazo izquierdo.

El caso de Anonym, una mujer escocesa que se declara como un desguace transhumanista,  es más extremo incluso: se ha insertó un chip RFID -del tamaño de una etiqueta-, entre otros que le permiten sentir la temperatura y un imán que vibra cada vez que está cerca a la corriente alterna, aunque su primera experiencia fue reemplazar un bisturí por un pelador de verduras y… se quedó en el hospital dos semanas con la mano infectada por la herida.

En España, la Fundación Cyborg apunta al desarrollo tecnológico que permita reducir los límites de nuestros sentidos. Cuando Neil Harbisson probó el «ojoborg», no ha parado de usarlo: Antiguamente incapaz de percibir cualquier color debido a su enfermedad, ahora distingue los colores a través de la máquina, capaz de procesar los sonidos de la luz. En la actualidad, Neil es capaz de oír colores, incluso más allá del espectro que cualquier humano normalmente podría ver: «Mi color favorito es el infrarrojo», y explica que es el menos agudo.

Con información de Slate.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here