OMT: China se convertir

0
42

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), en sólo dos años China superará a Estados Unidos y España y se convertirá en el segundo mayor destino turístico del mundo, sólo superada por Francia.

Aunque Pekín Confiaba que los Juegos Olímpicos 2008 atraerían a medio millón de turistas extranjeros, las dificultades de muchos aficionados extranjeros para comprar entradas u obtener el visado han echado abajo estas expectativas, y se calcula que el número no superará los 400 mil, informó hoy la prensa estatal.

"La verdad es que el número de reservas no ha alcanzado nuestras expectativas", destacó Ye Bingxi, portavoz de la cadena hotelera Home Inns & Hotels, quien expresó sin embargo el deseo de que los Juegos sean positivos a largo plazo para la hostelería china.

La situación mejora algo en el norte de la ciudad, la zona más cercana a los grandes estadios y la Villa Olímpica, donde el 90 por ciento de las habitaciones están reservadas, pero no en el resto de la capital china, que esperaba colgar masivamente el cartel de "no hay vacantes".

Wu Jiang, responsable del Comité Organizador de los Juegos citado por el diario China Daily, destacó que, basándose en la cantidad de entradas vendidas en el exterior, se esperan entre 300 mil y 400 mil visitantes extranjeros durante la cita olímpica, que comienza el próximo viernes, día 8, y termina el 24 de agosto.

El miedo de China a que los Juegos fueran usados por algunos grupos para protestar contra el régimen comunista o cometer actos terroristas aumentó los requisitos para lograr el visado de entrada al país, que antes concedía muchas facilidades a la hora de permitir el acceso.

Las dificultades de expedición de visados aumentaron sobre todo a partir de marzo, coincidiendo con las protestas contra el Gobierno de China y a favor de la independencia del Tíbet que hubo al paso de la antorcha por ciudades como París y Londres.

Otro factor que podría haber influido negativamente, según expertos citados por China Daily, son desastres naturales como el terremoto del 12 de mayo en Sichuan, suceso que aunque ocurrió a miles de kilómetros de Pekín podría haber despertado temor entre los potenciales visitantes.

El incumplimiento de las expectativas no parece haber afectado a los hoteles de lujo, pero sí a hostales y hoteles de menor categoría, que no consiguieron que se reservaran ni la mitad de sus estancias, según la Oficina de Turismo de Pekín.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here