Otro incidente presuntamente terrorista en un avión de Delta que viajaba a Ámsterdam-Detroit

0
11
El avión que cubría la ruta Ámsterdam-Detroit en el vuelo NW253 de Northwest Airlines (propiedad de Delta) aterrizó ayer de emergencia en el aeropuerto de Detroit, por un incidente con un pasajero de origen nigeriano, como el que intentó detonar un explosivo el pasado día 25 en la misma ruta
DPA, REUTERS Y AFP
 
 La tripulación de un vuelo estadunidense de Northwest Airlines, propiedad de Delta, que cubría la ruta Ámsterdam-Detroit, pidió permiso hoy para aterrizar de emergencia tras un incidente con un pasajero “problemático”, dos días después de un atentado fallido en un vuelo con el mismo destino. El presidente Barack Obama fue informado y ordenó una revisión de la lista de sospechosos que no están autorizados a viajar a Estados Unidos, al tiempo que advirtió a sus adversarios políticos que no aprovechen el suceso para criticar sus acciones en la lucha contra el terrorismo.
 

Otro incidente presuntamente terrorista en un avión de Delta que viajaba a Ámsterdam-Detroit

El capitán de la nave solicitó el permiso luego que un pasajero nigeriano –cuyo nombre no fue revelado– fue increpado por las azafatas para que saliera del baño tras más de una hora de haber permanecido encerrado, pero el viajero respondió “verbalmente trastornado”.

No se le hallaron explosivos y se desestima la posibilidad de que haya implicado un riesgo serio. El avión fue destinado a una zona acordonada para ser sometido al control de los investigadores.

Dentro de las medidas de chequeo, las autoridades pasaron por el escáner todos los equipajes que venían en el vuelo 253, el mismo que otro nigeriano, Umar Faruk Abdulmutallab, de 23 años, habría intentado volar dos días atrás utilizando un explosivo plástico.

“La fuerza de labores conjuntas de terrorismo mostró que este es un incidente sin gravedad, y todo está aclarado en este momento”, declaró Sandra Berchtolv, vocera de la FBI (Oficina Federal de Investigaciones, por sus siglas en inglés).

Obama fue informado sobre lo sucedido. “El presidente resaltó la importancia de mantener altas medidas de seguridad para todos los vuelos y dio instrucciones de programar una nueva teleconferencia de seguridad lo más rápido posible”, dijo uno de los voceros presidenciales, Bill Burton.

El jefe de la Casa Blanca ordenó una revisión de la lista de sospechosos que no están autorizados a volar a Estados Unidos y exigió investigar cómo Abdulmutallab pudo abordar un avión hacia Detroit con un artefacto explosivo.

“El presidente solicitó dos revisiones” de estos procedimientos, “que datan de hace varios años”, dijo a su vez el vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

Se trata en primer lugar de revisar “nuestros procedimientos de listas de vigilancia”, es decir, la base de datos que contiene unos 550 mil nombres y sus subdivisiones, que escalonan la peligrosidad de los potenciales sospechosos, afirmó.

En segundo lugar, “el presidente le hizo al Departamento de Seguridad Interior la pregunta muy concreta de cómo alguien con una sustancia tan peligrosa como la pentrita –un tipo de explosivo– se pudo subir a un avión”, agregó.

Unas 4 mil personas tenían prohibido viajar a Estados Unidos, y otras 13 mil debían obligatoriamente ser sometidas a controles reforzados, agregó Gibbs.

Abdulmutallab se encontraba en otra lista de 18 mil personas desde que su padre –Albayi Umaru Mutallab, ex ministro de Economía de Nigeria y presidente del consejo de administración del banco First Bank– avisó el mes pasado a funcionarios de la embajada de Estados Unidos en Abuja sobre el creciente radicalismo de su hijo, y pese a ello retuvo su visa estadunidense, obtenida en 2008.

Republicanos que aparecieron en programas de entrevistas este domingo cuestionaron si el gobierno de Obama hacía lo suficiente para monitorear posibles amenazas, y destacaron que el padre de Abdulmutallab reportó preocupaciones respecto de su hijo a la embajada estadunidense.

“Hay mucho por investigar aquí. Me impresiona que un individuo como éste, que estaba enviando tantas señales, pudiera terminar en un avión hacia Estados Unidos”, dijo el líder republicano del Senado, Mitch McConnell.

Obama, quien se encuentra de vacaciones en Hawai, hizo un llamado por conducto de Gibbs a republicanos y demócratas para evitar las disputas políticas sobre el incidente.
La secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano indicó que el gobierno investiga si Al Qaeda estuvo involucrado en el fallido atentado, pero no hay evidencias previas de que Abdulmutallab fuera parte de un plan mayor.
Consultada sobre si Al Qaeda estaba relacionado con el incidente, Napolitano, dijo al programa This Week de ABC que “eso es objeto de investigación, y sería inapropiado para mí decirlo, e inapropiado especular”.
Abdulmutallab fue transferido del centro médico de la Universidad de Michigan, donde recibió tratamiento por quemaduras causadas al tratar de detonar los explosivos que llevaba.

El joven aparentemente no ha sido autorizado a hablar con nadie desde su arresto el viernes, declaró Siefer, quien agregó que se prevé una audiencia el lunes en una corte de distrito en Detroit para obtener una muestra de ADN.

Fuentes del gobierno británico señalaron que Abdulmutallab tenía prohibido el ingreso a Gran Bretaña por motivos de seguridad; tuvo permiso entre 2005 y 2008 para residir en el país, donde estudiaba ingeniería en el University College de Londres.

Pero a comienzos de 2009 las autoridades británicas rechazaron su solicitud para renovar el visado, al estimar que se había inscrito en otra universidad para guardar las apariencias y no para continuar sus estudios.

La cadena ABC, que citó fuentes del gobierno estadunidense, informó que el fallido atentado de Abdulmutallab fue planeado en Yemen por líderes del Al Qaeda. Según los datos, el explosivo que el nigeriano intentó detonar procedía también del país árabe y fue confeccionado por un miembro de la red de Osama Bin Laden, autor intelectual de los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Nueva York y Washington.

Por lo pronto, numerosos viajeros que usan los aeropuertos de Estados Unidos este domingo, uno de los días de mayor flujo de pasajeros del periodo de las fiestas de fin de año, tuvieron que enfrentarse a medidas de seguridad reforzadas que en general fueron aceptadas de buen grado.

Aeronoticias considera que el gobierno de Barack Obama debe profundizar la investigación para determinar si existe punto de conexión de este accidente con el grupo terrorista Alcaeda, que muy probablemente tenga algo que ver con el intento de explotar la aeronave de Delta operada por Northwest el día de navidad, dentro de un contexto en donde si bien no hay pruebas de que el nigeriano sospechoso fuera parte de una estrategia mayor, lo cierto es que la formalización de la acusación contra Umar Farouk Abdulmutallab de intentar hacer estallar el avión de Northwest Airlines, mientras se aproximaba a Detroit, en un vuelo desde Ámsterdam.

Si bien es cierto, la Secretaria de Seguridad Nacional USA, Janet Napolitano, considera inapropiado afirmar que Al Qaeda estuvo detrás del incidente de Northwest, Aeronoticias considera que los dos incidentes apuntan directamente a la red terrorista Al Qaeda, habrá que investigar ya que se está poniendo en riesgo la seguridad de la aviación civil internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here