¿Por qué alquilar un jet privado?

0
72

(Aeronoticias).- Hay muchos factores a tener en cuenta a la hora de decidirse a volar en un jet privado, como el tiempo de vuelo, la comodidad o la privacidad.

El mercado de los jets tiene una gran variedad de opciones. Grandes aparatos Boeing o Airbus se han posicionado en la aviación ejecutiva mediante la sustitución de la cantidad de filas de asientos por configuraciones más privadas, espaciosos baños o salas de entretenimiento en donde se puede disfrutar de un vuelo cómodo en su más amplio sentido de la palabra.

A esto se agregan opciones de gran modalidad aportadas por aviones ligeros y compactos (Phenom 100, Cessna o Citation Mustang), que se posicionan en un mercado cada vez más realista sin perder un ápice de privacidad, eje fundamental que caracteriza este tipo de vuelos.

Fijarse en este tipo de aviones es cada vez más sencillo. Compañías aéreas ejecutivas han apostado por dar un servicio de gran calidad, permitiendo que este tipo de jet se adecúe a las personas que viajarán, al equipaje que llevarán consigo y al motivo por el cual se decide viajar en este tipo de aviones.

Enamorarse de una Citation Mustang, por ejemplo, es más sencillo de lo que parece. Los factores añadidos que conlleva su operación están perfectamente calculados para que el coste del vuelo no resulte tan gravoso como en un principio pueda parecer. Nos estamos refiriendo a lo relacionado con los costes fijo operacionales, tales como tasas de aterrizaje, sobrevuelos, hangar o seguro, así como costes variables, como el mantenimiento o combustible.

El tamaño del jet, las horas y distancia del vuelo son primordiales, ya que de ello depende el precio que pagará el cliente. Los aviones más ligeros ofrecen precios muy razonables y lo único que tiene que hacer el cliente es disfrutar de un paseo por las nubes.

Antes de tomar la decisión de volar, siempre es una buena idea acercarse a personas o empresas que ofrecen este tipo de servicios. Los sitios web de jets privados ofrecen información detallada para que el cliente se haga una idea concreta de lo que significa este servicio. Se nos ofrecen fotos de los aviones que van a alquilar y así podemos comprobar que están más al alcance de lo que uno puede creer.

Si los motivos del cliente son tomar decisiones importantes, realizar traslados médicos, cerrar contratos decisivos o dar la vuelta al mundo por el simple hecho de hacerlo, los jets privados nos conectan de forma asequible de una forma en la que la personalización se escribe con mayúsculas, la experiencia de volar adquiere un sentido único e intransferible y los objetivos deseados se cumplen con creces.

Fuente: A21.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here