Según informe, disminuye aplicación de la pena de muerte en EEUU

0
9
Texas y otros estados que encabezan al país en ejecuciones están sentenciando a menos reos a la pena capital, lo cual está disminuyendo la cifra de los internos en el pabellón de la muerte, afirma un informe de un grupo opuesto a esa condena. En el 2009 fueron impuestas 106 penas de muerte, estimó la organización independiente Death Penalty Information Center (Centro de Información sobre la Pena de Muerte) en su informe anual divulgado el viernes. Esa cantidad es la menor desde que la pena capital fue reinstituida en 1976 y dista del promedio anual de 295 condenas a muerte en la década de 1990.
En 11 estados fueron ejecutados 52 individuos este año, casi la mitad de las penas de muerte cumplidas hace 10 años. El centro atribuye la disminución en ejecuciones y condenas de muerte al temor de ejecutar a un inocente, a las preocupaciones por el elevado costo de la pena capital y a las leyes que permiten la aplicación de la cadena perpetua sin libertad bajo palabra.
Según informe, disminuye aplicación de la pena de muerte en EEUU
En el 2009 también hubo nueve hombres ya condenados a muerte que fueron absueltos y liberados, la segunda mayor cifra de exoneraciones desde el restablecimiento de la pena capital, de acuerdo con el documento.
En Texas, que supera con creces a otros estados en ejecuciones, el número de presos que esperan el cumplimiento de la pena máxima ha disminuido en más de una cuarta parte en 10 años, debido principalmente a una reducción en las sentencias a muerte. El condado texano de Harris, que comprende a Houston y que ha ejecutado a más personas que cualquier otro estado salvo Texas, no ha tenido nuevas condenas a muerte en los dos últimos años.
En todo Texas fueron sentenciadas a la pena capital nueve personas en el 2009, que contrastan con las 48 de 1999 y el promedio anual de 34 en la década de 1990. Ohio y Virginia _otros estados entre los líderes en ejecuciones año con año_ registraron sólo una nueva condena capital cada uno, aunque en un caso diferente un reo de Ohio fue vuelto a sentenciar a la pena de muerte por un panel de tres jueces después de que su condena fue anulada dos veces.
El fiscal Robin Piper, del condado Butler en el suroeste conservador de Ohio, indicó que hay casos horribles que parecen exigir la pena capital pero que a menudo se complican cuando surgen nuevos hechos en la causa.
«Para esos jurados que son potencialmente aprensivos o reacios a participar en un juicio o a pedir la pena capital, la prisión de por vida sin libertad condicional es una opción muy viable para sentirse aliviados y seguros», consideró Piper. El número de prisioneros en el pabellón de la muerte ha descendido en casi 10% en los últimos 10 años, aunque todavía supera los 3.000 reos.
 
Aeronoticias considera positiva esta disminución en relación a que es necesaria la implantación de otra clase de políticas para la no aplicación de estas practicas anti derechos humanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here