Seminario sobre Sexualidad: ¿Tienen algo que ver la homosexualidad y el aborto?

0
18

(Aeronoticias).- Cuando la consigna es “haz con tu cuerpo lo que quieras”, la conclusión es que homosexualidad y aborto son los dos pilares del enriquecimiento de la cultura de la muerte. Movimientos y organizaciones internacionales pro gay y pro aborto mueven millones de dólares al año que invierten en fiestas, periodistas, campañas de concientización, películas, música, literatura y cultura en general con el fin de promover sus intereses en la sociedad.

Para esclarecer esta realidad a la luz de la ciencia, la Red Jóvenes Provida Perú y Ceprofarena realizaron, el lunes 9 de noviembre, un Seminario Científico sobre Sexualidad Humana, el cual contó con las ponencias sobre Sexualidad y Homosexualidad, de la Lic. Lola Sheen; PAT: Protocolo Aborto Terapéutico, del sacerdote y Dr. Augusto Meloni; y Aborto y Secuelas Post Aborto, del Dr. y presidente de Ceprofarena, Martín Tantaleán.

En la primera ponencia, la Lic. Lola Sheen de Ramos precisó que, en la homosexualidad, la atracción por alguien del mismo sexo es un mero síntoma, la manifestación exterior de un gran conflicto de fondo. Y, pese a su eliminación del Manual de Diagnóstico y Estadística de Enfermedades Mentales (DSM), y a que su tratamiento (terapia reparativa) fuera prohibido en varios estados norteamericanos, los indicadores del problema psicobiológico del homosexualismo van en aumento.

Entre los errores mostrados por la ciencia, la Lic. Sheen señaló la transmisión genética, el factor neurológico y el deterioro hormonal.

Sheen indicó que al descartarse lo anterior, los apologistas de la homosexualidad optaron por llamarle “variante”, “preferencia”, etc. Además citó numerosos estudiosos que descartan el origen genético de la homosexualidad como Pellarold, Byley, Hemmer, incluso Francis S. Collins, descubridor del genoma humano.

Por su parte, el Dr. Augusto Meloni señaló errores de redacción e incoherencias de la guía del aborto terapéutico del Ministerio de Salud, enfatizando en la falsa relación establecida entre la causal 11 de la guía y el artículo 119 del Código Penal, el cual indica que si un médico atiende a una gestante en situación de gravedad y se produce la muerte del niño involuntariamente, se trata de un hecho no punible; sin embargo, la causal 11 es una puerta abierta la elección del aborto bajo cualquier pretexto.

ABORTO Y SECUELAS

En la última ponencia, el Dr. Martín Tantaleán explicó que el aborto como práctica ha ido adquiriendo nuevas dimensiones en el aspecto médico y legal, cada vez mayores en grado de agresión, mientras las potencialidades de atención psicológica y espiritual a las madres con síndrome post aborto se han desarrollado palpablemente. Asimismo, señaló que el falseo del lenguaje sobre el origen de la vida humana y la muerte en el vientre materno ha dado lugar a una absoluta permisividad abortista en términos médicos y legales.

El Dr. Tantaleán enfatizó en la gravedad de este falseo terminológico, al citar la abominable publicación de la revista Etica Médica: “Aborto después del nacimiento: ¿Por qué tiene que nacer el bebé?” Se trata del más grande horror en la historia de la bioética, una propuesta infanticida sin usar la palabra infanticidio.

Tantaleán indicó que entre las consecuencias más comunes del aborto están el cáncer de mama y la depresión, el autocastigo y los intentos de suicidio. En Inglaterra, a raíz de que una cantante se suicidó por haber abortado, los centros de atención abortista explican a las mujeres que el suicidio es uno de los riesgos y así dan a las madres opción a decidir retirarse y tener a sus bebés.

El seminario culminó con la entrega de reconocimientos a los ponentes y las palabras de despedida de la coordinadora de la Red Jovenes Provida Perú, Sofía Luque, quien además invitó a los asistentes a mantener el contacto con la Red para los próximos eventos.

Y así como los estudios científicos afirman con certeza la naturaleza humana y su condición biológica, así también la moral en defensa de la vida se impregna a través de una mujer que en sus labios afirmó que: “El país que acepta el aborto no está enseñando a su pueblo a amar, sino a aplicar la violencia para conseguir lo que se quiere. El mayor destructor del amor y de la paz es el aborto”. Esa mujer fue la beata Madre Teresa de Calcuta.

Haz clic aquí para acceder a la GALERÍA DE FOTOS.

————————————————————

Edición: Jefrey Cuya.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here