Senderistas que secuestran niños en el VRAE pueden recibir penas acumulables de 25 y 30 años de prisión

0
75

(Aeronoticias).– El secuestro y uso de niños por parte de Sendero Luminoso para sus actividades sediciosas en el VRAE, podría ser castigado con penas acumulables de 25 y 30 años de prisión, al ser calificado como trata de personas agravado.

Así se pronunció la fiscal provincial Penal de Lima, Miluska Romero Pacheco, en el programa de televisión «Los Fiscales».  «En este caso concreto existen dos delitos: el delito de reclutamiento con fines terroristas, que consiste en captar a menores de edad para facilitar o cometer actos terroristas; y el traslado a los campamentos terroristas y la retención en los mismos, lo cual sería el tipo de trata de personas en su forma agravada, por la minoría de edad de estos niños y porque los que están cometiendo este delito conforman una organización criminal (Sendero Luminoso)», explicó.

La representante del Ministerio Público señaló que ambos delitos tienen penas sumamente graves que van entre 25 a 30 años de pena privativa de libertad, los cuales se sumarían por haber el concurso real de delitos como autor o cómplice, en caso de que haya responsabilidad en el reclutamiento con fines terroristas y trata.

Además, dijo, los terroristas vulneran los derechos de los niños a la salud y a la educación y el derecho a jugar, a vivir su inocencia y a la unidad familiar. Una experiencia tan terrible que aleja de sus hogares a estos niños, que marca para siempre sus vidas y, sobre todo, los expone a diarios riesgos físicos, emocionales y psicológicos.

En caso de mujeres que son secuestradas y forzadas a procrear, refirió que se estaría hablando de los delitos de trata de personas y violación sexual, ya que se las somete a lo que se denomina como esclavitud sexual.

La Dra. Miluska Romero explicó que en la actualidad la trata de personas ocupa el segundo lugar como delito más rentable en el mundo, sobre el tráfico de armas y solamente superado por el tráfico ilícito de drogas.

«A diferencia del tráfico de drogas o de armas, donde los objetos del delito se consumen rápidamente, en el delito de trata de personas el objeto del delito es el ser humano y dura muchos años y para el tratante resulta un negocio redondo», refirió.

En diciembre de 2011, el fiscal de la Nación, José Antonio Peláez Bardales, aprobó el Proyecto de fortalecimiento de la función fiscal frente al delito de trata de personas, concebido con la finalidad de obtener cinco productos o herramientas que ayudarán al fiscal a dar una mejor respuesta ante casos de trata.

Gracias al manual proporcionado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), se ha capacitado a 30 fiscales a nivel nacional. Se cuenta con una base de datos inteligente que ha permitido poder conocer al detalle el perfil de la víctima.

«El delito de trata es un delito complejo, es bien difícil que la víctima denuncie el hecho y obviamente su entorno tampoco lo va a hacer. Entonces, hay que salir a buscar a las víctimas utilizando las herramientas legales que tenemos como el agente encubierto o las interceptaciones telefónicas. Se tiene que tener protocolos estandarizados para trabajar coordinadamente con la PNP», explicó la fiscal Romero.

CIFRAS
Desde el año 2007 hasta la fecha, el Ministerio Público ha registrado 913 denuncias de trata de personas: 9 de cada 10 víctimas son mujeres y la mitad tienen entre 13 y 16 años, el 6% son menores de 12 años y un 7% son extranjeras, informó Juan Huambachano Carbajal, gerente central del Observatorio de la Criminalidad del Ministerio Público.

Para formular políticas de prevención persecución o protección de la víctima se requiere de información oportuna confiable y de calidad. En ese marco el Observatorio tiene como función, principal la gestión de información que permita tomar decisiones.

Huambachano Carbajal explicó que la metodología consta de 5 componentes básicos: Conocer la magnitud de un determinado problema -en este caso el delito de trata-, identificar las características del problema, la georeferenciación, es decir dónde se concentra el mayor número de delitos, identificar las causas de por qué un determinado delito se incrementa o mantiene en el tiempo y establecer información de la criminalidad al 2021 utilizando metodología prospectiva con el apoyo del Banco Mundial.

«El analizar esta información que se registra en el MP sobre este delito y asociarlo con otros como terrorismo y otros delitos como secuestro podría permitir hacer un análisis mucho más fino de estas redes que utilizan diversas modalidades para captar niños, niñas y adolescentes para que sean utilizadas sexualmente o, como en este caso, en acciones armadas», dijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here