Siete recomendaciones para pasajeros que usan baños de aviones

0
25

(Aeronoticias).- Una de las últimas publicaciones del diario Huffington Post ha dado una serie de recomendaciones sobre qué jamás hacer cuando uno va al baño. ¿Tienes niños a cargo y no sabes con quién dejarles durante ese vuelo? Esta y otras cuestiones al respecto serán respondidas -adaptadas, por cierto-.

Deshazte de los desastres: Usa la cadena y di adiós a los desechos orgánicos que, contra la creencia, pararán en un contenedor y no caerán en algún punto de la tierra. Piensa que no te gustará encontrar el cuarto de baño repleto de papeles apiñados con algún líquido de dudosa procedencia.

No pidas que vigilen a tus hijos: ¿Llamar al del costado para que vigile a tu niño? Más allá de la natural desconfianza que acarrea ello, una opción igual de negativa será dejarles viendo algún programa tipo Dora la Exploradora -Go, Diego, Go, tampoco está en los planes-. Si es un neonato, lo mejor es llevártelo al baño o pedirle a una azafata que cuide de él mientras arreglas tus asuntos.

No estorbes el tráfico del pasillo: Para las columnas de tres asientos cada una, los privilegiados que tienen un espacio extra ganado por el azar, yendo directo al pasillo de la aeronave, deben comprender que el no privilegiado en esta situación -si estás en la columna del medio, quien está entre dos pasajeros- requerirá el uso del baño, lo que puede incomodar salir y volver a ingresar a su asiento… hasta que vuelva.

No demores: Como respirar, que sea fácil y rápido tu deber. Excepción: personas con problemas de digestión.

No vayas en mal momento: ¿Ir al baño durante la repartición de comida? Mal, mal momento. ¿Y durante el aterrizaje? Provecho…

No sea grosero: ¿Alguien está en el baño y usted requiere sí o sí usarlo? Pues no recuerde a la madre de quien esté sentado, que fácil pueda mantener su trono incluso después de la necesidad. Por otro lado, no le ayudará hacer conversación para aligerar la carga.

Cierre el pestillo: ¿Ver a alguien con la ropa abajo creyendo que el baño está desocupado? En la intimidad de la familia, eso originaría un breve griterío. Con los extraños, los colores se pierden en tanto se incrementan los insultos de todo calibre, o las disculpas.

Con información del Huffington Post.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here