Todo sobre la primera rusa piloto y diseñadora de aviones

0
242

(Aeronoticias): “Abriendo el camino de la aviación a las mujeres rusas, las invito a seguirme hasta la victoria total sobre el aire”, afirmó Lidia Zvéreva, que se convirtió en la primera aviadora (mujer piloto) de la historia de Rusia. Durante su corta vida pudo hacerse famosa no sólo como piloto, sino también como diseñadora de aviones.

Soñando con volar

Lidia, hija de un general zarista, estaba obsesionada con la aviación desde su infancia. Leía con pasión artículos y libros sobre aviones, desmontaba complicados juguetes mecánicos en busca de piezas y hablaba durante horas de globos y aviones. Incluso realizó “vuelos” de prueba saltando desde el tejado de un granero con un paraguas.

“De pequeña, me encantaba subir a la fortaleza de Osovets y construir maquetas, cuando nadie había volado en Rusia, y sólo de vez en cuando empezaban a aparecer en los periódicos las primeras noticias sobre los éxitos de constructores extranjeros”, recuerda Zvéreva. 

Lidia Zvéreva con cadetes e instructores de la escuela de vuelo Gamayún en un aeródromo de Gátchina. 1910.
Lidia Zvéreva con cadetes e instructores de la escuela de vuelo Gamayún en un aeródromo de Gátchina. 1910.

A Lidia no le intimidaba en absoluto el hecho de que la aviación estuviera en pañales a principios del siglo XX y que volar fuera una aventura potencialmente mortal. Los aviones, frágiles y poco fiables, volaban con facilidad y se estrellaban con fuertes vientos, cobrándose la vida de decenas de aviadores en todo el mundo cada año.

Sin embargo, Lidia Zvéreva se matriculó en Gamayún, una escuela de aviación privada cerca de San Petersburgo. Los periódicos locales escribieron sobre la primera mujer que iba a aprender a ser aviadora, llamándola, por respeto a su vida privada, “Lady Z”.

Zvéreva con un grupo de aviadores que realizaron el vuelo San Petersburgo-Moscú.
Zvéreva con un grupo de aviadores que realizaron el vuelo San Petersburgo-Moscú.

Diseñadora de aviones con talento

En 1912, Lidia Zvéreva y su marido, el piloto Vladímir Sliusarenko, se ganaban la vida con vuelos de demostración. Participaron en la semana de la aviación en Bakú, actuaron en Tiflis (Tbilisi) donde realizaron vuelos en condiciones meteorológicas difíciles.

El viaje a Riga estaba a punto de convertirse en el último para Zvéreva. Durante un vuelo de demostración, el viento arrastró su Farman hacia las gradas. Al intentar ganar más altura, se encontró con una racha de viento más fuerte y el avión se desestabilizó. La piloto fue lanzada hacia delante y aplastada por los restos del aparato al caer al suelo. “Sobreviví de milagro”, escribió en una carta. “Casi me rompo una pierna en el accidente. Todavía siento dolor. La situación de los pulmones es muy mala. Los médicos insisten por todos los medios en que haga un viaje al sur, y yo quiero volar. Si no obedezco, me prometen una tuberculosis y una muerte rápida. Así es el destino de un aviador”. 

A pesar del desastre, y quizás gracias al accidente, las actuaciones de Zvéreva fueron un gran éxito. A la pareja se le ofreció alojarse en Riga y lo aceptó encantada. Riga era una de las principales ciudades del Báltico y en aquella época era el centro de la aviación rusa. Aquí, en particular, se construyeron los primeros motores de aviación del país.

En 1913 abrieron una escuela de vuelo, y los precios para los alumnos eran los más bajos del imperio. Además, organizaron un taller de reparación y construcción de aviones, en el que Zvéreva trabajó como constructora de aviones para mejorar los aviones diseñados en los países occidentales. La extraordinaria mujer fue invitada a trabajar en Austria-Hungría, pero decidió quedarse en su país.

Un destino trágico

Las actividades de enseñanza y diseño no hicieron que Lidia Zvéreva fuera más cauta en lo más mínimo. La primera aviadora rusa siguió volando activamente, como antes, arriesgando su vida.

Incluso se atrevió a hacer un “bucle”, aunque lo hizo como pasajera. El vuelo tuvo lugar el 19 de mayo de 1914 en un monoplano Morane, al volante del cual estaba el experimentado piloto Eugene Spitzberg

“El Morane ganó altura rápidamente. 500, 600, 700 metros”, escribió el periódico Riga Herald: “En la marca de los 800, el avión se elevó repentinamente en el aire y descendió en picado. ‘¡Ah!’ – casi simultáneamente gritaron los espectadores reunidos abajo. Pero al cabo de unos segundos se volvió a oír el rugido del motor: el avión voló hacia arriba y describió un bucle. El público, sin aliento, estalló en aplausos. Y unos instantes después, el avión hizo una hermosa espiral y se deslizó hasta las tribunas. ¡Bravo! ¡Bravo! – gritaban desde todos los lados…”. Piotr Nésterov, el piloto que fue el primero del mundo en realizar esta difícil maniobra, expresó su admiración por Zvéreva.

Lyiia Zvéreva al lado del primer avión ruso Kudáshev-1
Lyiia Zvéreva al lado del primer avión ruso Kudáshev-1

Con el comienzo de la Primera Guerra Mundial, el taller de aviones de la pareja fue evacuado a Petrogrado (así se llamaba entonces San Petersburgo). De hecho, se convirtió en una auténtica fábrica con 300 empleados que trabajaban para cumplir los pedidos del departamento militar.

Lidia Zvéreva no estaba destinada a vivir hasta el final del conflicto mundial. Evitando la muerte en el cielo, murió del tifus el 16 de mayo de 1916, con tan sólo 26 años. Fue escoltada hasta su último viaje por sus amigos y alumnos, que dieron vueltas en sus Farmans sobre el monasterio de Alexánder Nevski de Petrogrado, durante el funeral.

(Fuente:) Russia Beyond

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here