TRAGEDIA EN BARCELONA: 5 A

0
7
Cinco años han pasado, desde que aquella mañana, el reloj madrileño diera las 7.40, cambiando así por completo el resto de la vida de su gente. Cinco años después es asombroso –o desconcertante-, el modo en que los madrileños parecen haber superado esos días de calles fantasmas, terror, y dolor. Gente sin respuestas ni habla en una suerte de –entendible- shock.

Atrás quedaron también las misas y manifestaciones multitudinarias en contra del terrorismo para dar paso a una suerte de indiferencia, al parecer para no reabrir heridas profundas y en su lugar mirar a otro lado.

Aquella trágica mañana, en que cuatro trenes madrileños fueron destrozados por trece bombas, arrasando con las vidas de centenares de familias, todo gracias a los radicales islamitas, responsables por el peor ataque terrorista de los últimos tiempos en Europa.

Dejando un saldo de 191 muertos, cuatro de ellos peruanos: Juan Antonio Sánchez Quispe (45), Carlos Fernández Dávila(39), Neil Hebe Astocóndor Masgo (35) y Jackeline Contreras (22), además de 2876 heridos.

“La fe cristiana es lo que nos ha mantenido en pie”, sentencia Vilma Contreras, como epitafio de lo que ha tenido que pasar ella, desde que su hermana muriera a causa del 11-M.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here