Trump dice que se mantiene firme sobre su amenaza arancelaria, mientras México cree que habrá acuerdo

0
6

(Aeronoticias) Las negociaciones entre los funcionarios del Gobierno mexicano y el Gobierno del presidente Donald Trump esta semana determinarán si entrará en vigencia el arancel unilateral del 5% con el que amenazó Trump para todos los bienes mexicanos a partir del 10 de junio, como anunció la semana pasada.

A pesar de que Trump y sus asesores señalaron repetidamente que estaban dispuestos a cumplir con la amenaza durante el fin de semana, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador expresó su optimismo de que se puede persuadir a la Casa Blanca para que rechace la amenaza.

Los aranceles, destinados a presionar al gobierno de México para que evite los cruces de fronteras no autorizados hacia Estados Unidos, aumentarán mensualmente, hasta una tasa final del 25% en octubre, si Trump no es apaciguado.

¿Por qué México es tan importante para la industria automotriz estadounidense?

“Lo principal es informar sobre lo que ya estamos haciendo sobre el tema de la migración, y si es necesario reforzar estas medidas sin violar los derechos humanos, podríamos estar preparados para alcanzar ese acuerdo”, dijo López Obrador en una conferencia de prensa el sábado.

Una delegación mexicana encabezada por el ministro de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se reunirá con funcionarios de la administración, incluido el secretario de Estado Mike Pompeo, el miércoles en Washington para discutir el asunto.

El secretario general interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, sugirió que tal acuerdo era poco probable en una aparición en Fox News Sunday. “Es total y absolutamente serio”, dijo Mulvaney sobre la amenaza de Trump. “Espero que estos aranceles continúen al menos en el nivel del 5% el 10 de junio”.

El presidente Trump también proyectó escepticismo el domingo, escribiendo: “México está enviando una gran delegación para hablar sobre la frontera. El problema es que han estado ‘hablando’ durante 25 años. Queremos acción, no hablar. Podrían resolver la crisis fronteriza en un día si lo desean. De lo contrario, ¡nuestras empresas y nuestros empleos están regresando a Estados Unidos!”.

Mexico is sending a big delegation to talk about the Border. Problem is, they’ve been “talking” for 25 years. We want action, not talk. They could solve the Border Crisis in one day if they so desired. Otherwise, our companies and jobs are coming back to the USA!

El Congreso analizará cómo responder

La defensa de Trump de los aranceles —que serían empleados para asegurar la frontera sur— no ha hecho más fácil que los republicanos critiquen inequívocamente la medida. Aún así, los senadores principales del Partido Republicano de los estados agrícolas y fronterizos condenaron la medida el viernes, argumentando que la política perjudicaría a las compañías estadounidenses que hacen negocios con México, así como a los consumidores estadounidenses.

También enfatizaron que los aranceles podrían amenazar seriamente la ratificación del acuerdo NAFTA renegociado de Trump, el acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá, que el presidente dijo que es una de sus principales prioridades este año. Algunos de los asesores de Trump expresaron reservas similares al plan por adelantado, entre ellos el secretario del Tesoro Steven Mnuchin y el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

Pero no esperes que los senadores del Partido Republicano presenten respuestas legislativas a los aranceles esta semana: muchos miembros, que no están seguros de si Trump cumplirá, pueden adoptar un enfoque de esperar y ver qué pasa en los próximos días, ansiosos, si no totalmente convencidos, de que sus esfuerzos de cabildeo detrás de escena podrían ganar.

Simplemente pueden hacer lo que siempre han hecho frente al proteccionismo del presidente: instarlo a que respete la política en privado, pero no tomar ninguna medida concreta para evitarla.

Las reacciones de los senadores republicanos ante la amenaza, que tomó a muchos por sorpresa, serán más claras cuando los miembros del partido se reúnan en su almuerzo semanal el martes por la tarde. Si se envía a alguien de la Casa Blanca, como el vicepresidente Mike Pence, para calmar las tensiones durante la reunión, puede esperar que le presten atención a los aranceles.


 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here