Ud. Puede sanar

0
47

(Aeronoticias).- Somos responsables en un 100% de todas nuestras experiencias. Al centrarnos en esta gran verdad, nos invita a reflexionar en qué punto nos ubicamos, cómo ha sido nuestra vida a través de los años, qué tipo de acontecimientos o vivencias han formado parte hasta el día de hoy… “recordemos que todo lo que pensamos va creando nuestro futuro”.

En los primeros años de infancia hemos ido captando aprendizajes conscientes e inconscientes del mundo en que nos supimos desenvolver, tales como enseñanzas y hábitos de nuestros padres, maestros, parientes, la misma sociedad que aportaron sin duda un sin número de creencias o argumentos que con el tiempo se han ido reforzando.

Tomando conciencia de esta realidad empezaremos a autoanalizarnos qué es lo que realmente creemos? Estamos a favor o en contra de nosotros mismos? Nuestra mente subconsciente acepta cualquier cosa que decidamos creer, lo que Ud. decide pensar de sí mismo y de la vida llega a ser verdad, al tener conocimiento de ello, lo más sensato es optar por pensar de manera positiva.

El momento del poder es siempre el presente, sea cual fuere el problema, nuestras experiencias no son más que efectos externos de nuestros pensamientos, sin embargo la idea se puede cambiar, podemos empezar a ser libres en este momento, podemos cambiar nuestra actitud hacia el pasado, estar dispuestos a olvidar y a perdonar… es relevante tomar esta decisión para alcanzar una próspera curación.

Para hacer que esto suceda, debemos cambiar nuestra manera de pensar, de actuar, de hablar, de expresarnos solo así podemos producir cambios internos, realizar cosas diferentes, reemplazar hábitos que nos afecten por hábitos positivos, examinemos entonces que ideas y que creencias debemos despojar para cultivar una nueva reprogramación.

Existen diferentes caminos para su sanación, la idea es saber armonizar la parte espiritual, mental y física para alcanzar su equilibrio. La oración y la meditación eleva el alma a un nivel mas espiritual, contamos con diversas maneras para conectarnos con nuestra Fuente Superior , la práctica del perdón y del amor incondicional son disciplinas reconfortantes y muy acertadas… por la parte mental ayudaría acudir a terapias, asistiendo a seminarios o reprogramando creencias ambiguas, podemos explorar técnicas de visualización, de imaginación o fantasía guiada, trabajar con afirmaciones, con terapias psicológicas como la Gestalt, el Análisis Transaccional, Reprogramación Neurolingüística, Coaching u otras terapias alternativas..

La meditación es una manera estupenda de aquietar la mente permitiendo que nuestra propia sabiduría interior aflore a la superficie.

Como parte física, aprender la relación que hay entre nuestra elección de alimentos y bebidas y la forma como nos sentimos, optar por la que trae mayor beneficio a nuestro organismo, una buena nutrición conduciría a óptimos resultados…

Tenemos también diferentes hierbas naturales, vitaminas y minerales como suplementos altamente saludables. Asimismo encontrar una forma de ejercicios que nos resulte atractivos, ellos fortalecen los huesos, manteniendo joven el cuerpo, además de diversos deportes que aportan mayor energía como la natación, el vóley, los aeróbicos, la danza, las artes marciales, el taichí, el yoga etc..

También contribuyen las diversas formas de masajes, la reflexoterapia, la acupuntura o la quiropraxia, el reiki o la bioenergética, cualquier elección complementaría el estado físico, alcanzando la perfección en sus diferentes dimensiones.

Empecemos a construir lo nuevo, fijemos nuestra atención a los cambios que queramos obtener, realicemos afirmaciones positivas encaminadas a lo que queremos en nuestra vida, entrenemos nuestra mente, plantemos semillas para que se conviertan en la manifestación de nuestros deseos.

Recordemos que como seres humanos merecemos la grandeza con todo su poder y plenitud, la calidad de vida depende de nosotros mismos, de aprender a conocernos de aprender a amarnos y a aceptarnos en todas nuestras actividades y roles… en el trabajo, en lo social, personal, familiar…

Una buena base implica mantener el equilibrio constante hacia el preciado camino que nos llevará al éxito y a la felicidad para nuestro propio provecho personal, el de nuestros seres queridos y la mayor gloria de Dios nuestro Creador que quiere para nosotros lo mejor.

Ud. Puede sanar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here