Un papa entre las cuerdas de la corrupción y la homosexualidad

0
6

(Aeronoticias).- Tras el escándalo de documentos robados por parte de uno de los hombres del -entonces- papa Benedicto XVI, la investigación de tres cardenales -Julián Herranz, Salvatore de Giorgi y Josef Tomko- dio como fruto dos tomos que muestran el ABC de la curia romana.

Una curia romana llena de dudas con el cumplimiento de los 10 mandamientos.

«La Secretaría de Estado ha dispuesto una investigación exhaustiva respecto a todos los organismos de la Santa Sede: a nivel penal, conducida por el promotor de justicia del tribunal vaticano, y a nivel administrativo efectuada por la misma Secretaría de Estado, mientras que le ha sido encargada por el Papa una investigación a una comisión superior, para arrojar luz sobre todo el incidente», informó el arzobispo Angelo Becciu, sustituto de la Secretaría de Estado. Eso fue el 16 de marzo del 2012. Y a casi un año, el trabajo de los tres cardenales mostraría luchas de poder, proxenetismo, malversaciones económicas… En suma, placeres terrenales.

Señalando al diario La Repubblica de Italia, El Mundo recordó el escándalo sobre un proxeneta que ofrecía seminaristas dispuestos a… bueno, ya se lo imagina.

«Sólo te digo que mide dos metros, pesa 97 kilos, tiene 33 años y es completamente activo«, publicitaba Angelo Balducci, en aquel entonces trabajador directo de Ratzinger, con Chinedu Thiomas, miembro del coro de la Cappella Giulia, allá por el 2010, cuando el teléfono de Balducci fue pinchado por los jueces que le investigaban por corrupción. De facto que lo hallado ofuscó sus expectativas: Era más de lo que esperaban.

El informe será entregado al nuevo papa, quien deberá ser -según el diario, bajo las palabras de Benedicto XVI- fuerte, joven y santo para afrontar lo que le espera. Eso sucederá, claro está, si los cardenales votantes se lo permiten.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here