Una mujer se convierte en la primera piloto comercial en Arabia Saudí

0
4

(Aeronoticias).- Hanadi Al-Hindi no puede conducir en su país, pero sí le permiten pilotar un avión comercial. Así son las cosas en Arabia Saudí, donde los derechos de las mujeres chocan con los ideales religiosos y las mantienen en un segundo plano en todos los ámbitos de la sociedad, aunque poco a poco van cambiando las cosas. Hanadi Al-Hindi, de 33 años, quería que el sueño de su padre se viera cumplido. Siempre dijo que quería que uno de sus hijos fuera piloto y Hanadi tuvo que dejarlo todo y abandonar el país para lograr su objetivo. Arabia Saudí prohíbe a las mujeres realizar cualquier trabajo que sea considerado de hombres, por lo que hizo la maleta y se marchó a Jordania, informa «Saudi Gazette».

Nacida y criada en la Meca, donde el cumplimiento de las normas islámicas y las viejas costumbres es muy estricto, tuvo que lidiar primero con el rechazo de sus propios familiares. «Viví una vida normal en la Meca y estudié en la Universidad Umm Al-Qura hasta 1998, momento en el que hablé con mi padre sobre la posibilidad de convertirme en un piloto. Ese fue el verdadero punto de inflexión en mi vida», dijo. Dejó sus estudios de Literatura Inglesa y se inscribió en la Academia de Aviación de Jordania. «Hablé con el director y me dijo que era la primera vez que había tenido una petición de una mujer saudí y, que debía hablar con mi padre para asegurarse de que tenía el permiso de mi familia», indicó.

Al-Hindi describió su primer vuelo en solitario en el año 2004 como el comienzo de su carrera. «Dos días después de mi vuelo en solitario, descubrí que mi nombre estaba por todo el mundo y que me había convertido en una celebridad. Tuve llamadas de mi familia y amigos diciendo que todo el mundo estaba hablando de la primera piloto árabe», dijo.

Obtener una licencia de piloto privado afectó a la vida de Al-Hindi y a la relación con sus familiares, que querían que viera a sus hijas para que no les cambiara su estilo de vida y su forma de ver el mundo.

«Después obtener la licencia de piloto privado, sentí que para mi carrera necesitaba obtener una licencia de piloto comercial y necesitaba un patrocinio para lograr una beca», recordó. Un día le presentario al príncipe Alwaleed Bin Talal, quien le brindó su apoyo. «Antes incluso de recibir mi licencia comercial, el príncipe Alwaleed me ofreció un trabajo como piloto en su Kingdom Holding Company», agregó. Sin embargo, lo más difícil para Al-Hindi era no poder desarrollar su trabajo en su propio país. «No estaba registrada como piloto con la Autoridad General de Aviación Civil (GACA) por lo que no podía volar en mi país, algo que finalmente ha logrado solucionar.

Mientras tanto, Al-Hindi fue incluida en el libro «Las 100 mujeres más grandes en la aviación», que contiene biografías de mujeres pilotos famosos desde los albores de la aviación hasta la actualidad. El libro documenta la historia de la lucha de las mujeres que se les permita volar aviones a partir de 1910 hasta 2009. El libro, la describe como la primera mujer saudí para obtener una licencia de piloto, en un país donde todavía no se les permite a las mujeres conducir. Después de trabajar durante varios años entre Jordania y Londres, Al-Hindi regresó al Reino en 2008 por problemas de salud. «Descubrí que tenía una piedra en el riñón y me operaron en Reino Unido. Debido a varias complicaciones tuve que dejar de volar», lamentó.

Al-Hindi regresó Arabia Saudí y tuvo que someterse a varias cirugías más. «Ahora me siento mejor y espero que pueda volver a volar pronto», dijo. «Me siento perdido sin volar, pero no voy a volver a mi trabajo hasta que me sienta completamente recuperada», afirmó.

 

Fuente:LaRazón

Foto:LaRazón

 

{jathumbnail off images=»images/stories/14/04/240414/a11.jpg»}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here