Según Revista Caretas, la Universidad Alas Peruanas le dio el Título de Arquitecto a Luis Castañeda

0
10

(Aeronoticias) Fuente: Revista Caretas, Edición 20 de agosto de 2015 (Por Luis E. Lama)En el pasado, un arquitecto era un humanista que abarcaba una pluralidad de conocimientos. Digamos que era un hombre del Renacimiento. Los arquitectos que he conocido de la generación de Luis Miró Quesada Garland compartían la misma preocupación multidisciplinaria que los volvía más sabios a medida que el tiempo transcurría.

Es muy difícil precisar cuándo cambió la percepción sobre estos ideales. Pudiera ser que la proliferación de universidades mediocres sea una de sus causas. Una de ellas –Alas Peruanas– llegó al vergonzante extremo de otorgarle el título de arquitecto a Luis Castañeda Lossio. Tenemos una sobreproducción de profesionales estimulados por los ilusorios tiempos del progreso. Lo que nos han dejado esos años es una arquitectura anónima y comercial. Son pocos los buenos proyectos que podemos rescatar. Ocurre que en buena parte de los casos ha sucedido aquello que Frank Gehry se cuestionaba: “No sé por qué la gente contrata arquitectos para luego decirles lo que tienen que hacer”.

Las zonas construidas durante el “boom” se parecen a las de todas las demás ciudades debido a la estandarización de los encargos y a la angurria por la máxima rentabilidad por metro cuadrado, lo que ha llevado a generar monstruos como el Real Plaza de la Avenida Salaverry. Pero en tiempos en que la construcción decae y los precios tienden a bajar debido al desequilibrio entre oferta y demanda, los jóvenes son cada vez más ingeniosos, llenos de ideas, con preocupaciones inéditas por los barrios y con un real interés por las afinidades entre arte y arquitectura.

Del Barrio para el Barrio

“Del barrio para el barrio”, lema del grupo LATERAL.

Christian Reusche y Augusto Reyna, por ejemplo, son dos arquitectos que han hecho varios proyectos para PHORMA, una inmobiliaria que desde sus inicios se interesó en la interacción con el arte y el diseño, haciendo grandes exposiciones en las casas próximas de derribar. La empresa ahora está encargando intervenciones para el ingreso de los edificios. El primero de ellos, en Ignacio Merino, está a cargo de Jorge Cabieses. El siguiente, en 28 de Julio, estará dedicado a la videoinstalación.

Ellos han creado Phormula, que opera como una plataforma cultural que además organiza residencias de artistas durante varios meses, permitiendo a los invitados trabajar libremente una propuesta al interior del espacio. Además acaban de editar una revista-libro dedicada al arte contemporáneo, donde figura toda una generación que está lejos del conformismo y cuyas obras guardan estrecha relación espacial.

LATERAL es una nueva inmobiliaria de NÓMENA, un grupo de arquitectos jóvenes integrados por Moris Fleischman, Diego Franco, Hector Loli y Jorge Sánchez. Ellos egresaron de UPC en el 2005 y luego de una amplia actividad profesional han iniciado a distribuir gratuitamente una publicación en la cual trata temas trascendentales para la ciudad. De acertadísimo concepto y diagramación, ellos divulgan sus proyectos como el de la calle Santa Isabel en Miraflores y difunden ideas que replantean la relación entre el habitante y su barrio. Además, han eliminado el tradicional cerco de construcción que tanto afea la zona y lo han reemplazado con una intervención en forma de plaza que constituye una renovación en nuestros modos de construir.

Un crítico editorial escrito por Sánchez Herrera revela sus intenciones: “…Esta nueva ciudad es también el reflejo de nuestra involución como ciudadanos: ha crecido a la par de su indiferencia por el otro. Ha cerrado sus calles y ocupado sus retiros, ha sustituido sus parques por “casas-club”. Ha reemplazado sus manzanas de verde corazón, condenándonos a mirar eternos pozos de luz. Se ha poblado de muros ciegos medianeros, delatando lo poco que hemos pensado cómo se debe crecer en altura, lote por lote. “La arquitectura es un arte que debe tener la presunción un poco loca de cambiar el mundo”, decía el arquitecto Renzo Piano. ¿Pero cómo le devolvemos esa relevancia? Retomando nuestra responsabilidad como arquitectos y volviendo a ser quienes toman las decisiones y no solo las acatan…”.

La inteligencia se abre paso. (Por Luis E. Lama)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here