Adex y Talma chocan por denuncia de oligopolio en el Aeropuerto

0
287

(Aeronoticias).- La Asociación de Exportadores y la empresa aeroportuaria Talma se enfrentan en una guerra de comunicados que tiene como fondo la exclusividad del servicio de transporte de carga aérea que según Adex está en manos del ex congresista Oswaldo Sandoval.

 

El fujimorismo ha logrado bloquear en el Congreso 5 proyectos de ley que hubieran permitido, se indica, eliminar los sobrecostos que afectan a los importadores y a la ciudadanía.

 

La Asociación de Exportadores (ADEX) enfrenta en estos días una guerra pública contra lo que consideran el oligopolio en el transporte aéreo de carga ejercido por la empresa Talma, propiedad del ex congresista fujimorista Oswaldo Sandoval.

Por un lado, ADEX denuncia sobrecostos anuales de más de 20 millones de dólares debido a «un oligopolio único en Latinoamérica del transporte de carga» que dura ya 21 años. Y por otro, Talma, perteneciente al Grupo Sandoval, acusa a ADEX de querer regular los precios del transporte aéreo de carga en su propio beneficio (ver despiece).

«Los intereses de  ADEX no son otros que los de los exportadores agremiados, que representan el 80% de los exportadores del país», defiende Gastón Pacheco, presidente de la Asociación de Exportadores.

Para este gremio, Talma es una empresa seria que ha invertido y da empleo. «Pero también creemos que las reglas del juego deben ser mejoradas en aras de una mayor transparencia y competencia», sostiene.

Talma aglutina actualmente el 85% de los servicios de transporte de carga aérea, por los que cobra sobrecostos que ascienden al 50% del flete aéreo según los precios que consigna en su propia web (ver infografía). Es decir, por transportar la carga del avión a su almacén contiguo en el aeropuerto, la empresa cobra la mitad de lo que cobra la aerolínea por trasladar la misma encomienda miles de kilómetros.

Esta situación no solo perjudica a los importadores, sino a cualquier ciudadano que quiera enviar una encomienda internacional o trasladar a su mascota.

Para ADEX, el oligopolio es indiscutible. Su presidente reconoce que existen otras pequeñas empresas pero solo suman un 15% de la actividad y se ven obligadas a pagar por el uso de la infraestructura de Talma.

«Sentimos que Talma haya personalizado el tema en ADEX cuando somos varios gremios –la Cámara de Comercio de Lima, la Sociedad Nacional de Industrias– los que estamos en la misma posición», defiende Pacheco: «Estamos en una coyuntura en la que se necesita aumentar la competitividad en exportaciones y consideramos que aquí se produce un sobrecosto que hay que eliminar», dijo Pacheco.

EJECUTIVO DIVIDIDO

En el medio de esta guerra entre uno de los grupos económicos más importantes del país y el gremio de exportadores, el Ejecutivo está dividido.

La facción a favor de regular para fomentar la competencia está encabezada por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), seguido de Indecopi. Y en contra, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el de Transportes (MTC), que argumentan que el Estado no puede intervenir ya que se trata de un asunto entre privados.

Ambas facciones han jugado sus cartas en el Congreso de La República durante el debate del proyecto de ley N° 1885/2012, presentado por el congresista Carlos Bruce y que aboga por fomentar la transparencia en la contratación de la carga aérea internacional.  El predictamen de esta iniciativa fue aprobado en la Comisión de Comercio Exterior presidida por Bruce pero se encuentra desde hace meses en la Comisión de Economía, en la que fujimoristas y nacionalistas votaron en bloque por no incluir la regulación del transporte aéreo ni  marítimo en el tercer paquete reactivador.

Este proyecto de ley, de momento olvidado en la Comisión de Economía, es el quinto que en los últimos años intenta regular sin éxito el sector de carga aérea internacional para revertir la denunciada posición ventajosa de Talma y, de esta forma, bajar los costos a la importación de productos.

Según Gastón Pacheco, presidente de ADEX, y el congresista Carlos Bruce, los lobbies fujimoristas blindan cualquier intento de regular el sector para no perjudicar el grupo empresarial presidido por el ex congresista también fujimorista. Y son tan poderosos que influyen en los ministerios de Transportes y Economía.

Como prueba, muestran los 21 años en los que Talma se mantiene sin competencia y en alianza con las aerolíneas.

«Y si logran volver a bloquear un proyecto de ley para regular el sector, no me queda otra que quitarme el sombrero», declara irónicamente el congresista oficialista Daniel Abugattás, que defiende la necesidad de fomentar la competencia para acabar con lo que considera un negociado.

Al respecto, Cecilia Chacón, de Fuerza Popular e integrante de la Comisión de Economía, niega cualquier blindaje con nombre propio. Pero es que el nombre de Sandoval no es cualquiera.

HISTORIA DE ÉXITO

Oswaldo Sandoval preside el grupo económico del mismo nombre, situado en el puesto número 34 de los más importantes del país según Perú Top Publications.

Talma Servicios Aeoportuarios S.A. es responsable del 60% del volumen de negocio del Grupo Sandoval y, según Adex, la historia de su éxito ha sido abonada con los sobrecostos pagados por los importadores.

En la década de los 80 era una empresa de mudanzas para luego en los 90, bajo el gobierno de Fujimori, irse expandiendo al rubro de logística, almacenes y servicios aeroportuarios.

Según Perú Top Publications en su libro «Top 10,000 companies 2014», en 1988 sus ventas totales ascendían a 2,5 millones de dólares. Hoy, el Grupo Sandoval factura más de 400 millones.

Tras su largo paso por el Congreso de la República (1993-2000), Oswaldo Sandoval expandió sus actividades logísticas a través de Dinet Perú S.A. y a través de Talma.

Durante los años del boom económico y de las exportaciones, Talma acumuló ganancias que le permitieron en 2008 ir absorbiendo aquellas empresas que le hacían sombra.

Adquirió el 100% de Aeropuertos del Perú (AdP), que opera 11 terminales aéreos del norte y el aeropuerto de Pisco, y también compró el 51% de Swissport GBH Perú.

En el 2010, la empresa Talma Servicios Aeroportuarios S.A. se internacionalizó y adquirió la segunda mayor empresa de almacenaje aeroportuario del mercado mexicano.

En la actualidad una de las grandes apuestas del Grupo Sandoval es, según Perú Top Publications, la inversión en el aeropuerto de Pisco con la idea de convertirlo en un aeropuerto competidor del Jorge Chávez de Lima ante el boom agroexportador que vive la región de Ica.

En el año 2007, el presidente del grupo, Oswaldo Sandoval, fue vinculado por los medios como uno de los financistas y gestores del retorno de Alberto Fujimori en 2005 en avión privado desde Japón a Chile.

Y este año, la Policía Antidrogas del aeropuerto realizó un operativo en el almacén de Talma en el que incautó 5 «ladrillos» de cocaína que tenía como destino Canadá. Cinco trabajadores de la empresa de carga fueron detenidos y son investigados.

 

Fuente: La República (Beatriz Jiménez)

Foto: La República

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here