AUMENTARIA EL RIESGO DE PARKINSON POR CONSUMIR EN EXCESO HIERRO EN VEGETALES

0
12

Según estudios las personas que consumen mucho hierro proveniente de fuentes vegetales estarían más propensas de desarrollar la enfermedad de Parkinson, especialmente si la ingesta de vitamina C es baja.

Sin embargo, las investigaciones sobre la ingesta alimentaria de hierro y el riesgo de parkinson han arrojado resultados variados, señaló el equipo que realizó el nuevo estudio en American Journal of Epidemiology.

Entre 1984 y el 2000, 422 participantes desarrollaron Parkinson.  Los expertos hallaron que las personas que consumían la mayor cantidad de hierro proveniente de fuentes vegetales, pero no de la carne tenían un 30% más de riesgo de padecer Parkinson que aquellos que ingerían el menor nivel.

 

El peligro fue un 92% mayor para las personas con una ingesta elevada de hierro de origen vegetal y bajo consumo de vitamina C.

 

Los hombres que tomaban suplementos de hierro  también presentaban un riesgo levemente mayor de desarrollar Parkinson que aquellos que no lo hacían.  Los cereales fortificados fueron la principal fuente de hierro de origen no animal en la dieta de los participantes.

 

Indicaron los autores del estudio que el hierro podría contribuir a la enfermedad de Parkinson al generar daño oxidativo en el cerebro.

 

El hiero de origen no animal, que es absorbido  con menos facilidad por el organismo, es el tipo más importante de hierro que se acumula en el cerebro.  Algunos estudios revelaron un aumento de los depósitos de hierro en algunas regiones del celebro afectadas por la enfermedad de Parkinson.

 

La ingesta recomendada de hierro para los hombres de más de 18 y las mujeres de más de 50 años es de 8 miligramos diarios según los autores, mientras que las personas del estudio que corrían más riesgo de parkinson estaban tomando más del doble de esa cantidad recomendada.

 

El equipo de estudio concluyó diciendo que los resultados actuales deberían considerarse cuidadosamente y deberían ser aplicados en otros estudios, posiblemente con bioindicadores para medir las reservas de hierro sistemático y el metabolismo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here