Baja número de crímenes en EEUU pese a recesión

0
9
Las agencias de policía y seguridad de Estados Unidos están reportando una sorprendente baja en los crímenes durante el año pasado, con tasas de homicidio cayendo en algunas de las principales ciudades a niveles sin precedentes en décadas pese a la recesión. Las últimas cifras del FBI a nivel nacional muestran que los crímenes violentos en Estados Unidos declinaron un 4,4 por ciento en la primera mitad del 2009 comparado con igual período del año anterior, liderados por una caída de 10 por ciento en los asesinatos.
La caída del crimen en los centros urbanos como Nueva York, Chicago, Dallas y Los Angeles, que coincide con la peor caída en la economía desde la década de 1930, está desafiando teorías sociales ampliamente difundidas que vinculan los delitos con la falta de empleo. Expertos dicen que la mayor parte del crédito por la menos cantidad de delitos se debe a estrategias de seguridad proactivas en las cuales la policía refuerza su presencia en áreas urbanas seleccionadas para frenar a posibles delincuentes, usando análisis de inteligencia en tiempo real en las calles.
Baja número de crímenes en EEUU pese a recesión
Los expertos también sugieren que la recesión por sí misma, contrariamente a la creencia convencional, podría disminuir el crimen cuando el creciente desempleo hace que las personas permanezcan más en casa, donde pueden evadir posibles delitos y cuidar de otros como guardianes de la comunidad. «Si se quedan en casa hay más ojos en las calles y más ojos en las propiedades de los vecinos», dijo Richard Rosenfeld, un profesor de criminología en Universidad de Missouri, St. Louis, y presidente de la American Society of Criminology.
Con menos ingresos a su disposición, las personas frecuentan menos sitios de entretenimiento nocturno lo que a su vez reduce la exposición a comportamientos criminales o a convertirse en víctimas de delitos, añadió. «Lo que estamos viendo ahora representa algo así como un quiebre en los patrones de las conexiones históricas entre aumento del crímen y desaceleración económica», señaló Rosenfeld.
OLA DE CRIMEN EN REVERSA
Las estadísticas de fin de año de las principales ciudades estadounidenses desafían las predicciones de muchos de los comandantes policiales que auguraban una ola de delitos generados en la recesión.
El año pasado se convirtió en un récord de seguridad en la Ciudad de Nueva York, con la tasa de asesinatos en la metrópolis más alta del país cayendo a su nivel más bajo desde que la ciudad comenzó a recopilar datos a comienzos de la década de 1960.
El crimen en general cayó cerca de un 11 por ciento en Nueva York y 12 por ciento en Chicago. El número de asesinatos en Dallas se redujo el año pasado a su nivel más bajo desde 1967.
Los Angeles, la segunda ciudad más populosa en Estados Unidos, publicó su nivel más bajo de crímenes en cerca de 50 años y los crímenes violentos incluyendo homicidios mermaron cerca de un 11 por ciento desde los registrados en el 2008.
Los delitos contra la propiedad se redujeron un 8 por ciento en el mismo período y los homicidios por sí solos en Los Angeles disminuyeron un 18 por ciento.
«Es inexplicable el por qué estas cifras de crímenes son tan buenas, excepto por una cosa (…) la policía cuenta», dijo el jefe de policía de Los Angeles Charlie Beck en una conferencia de prensa reciente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here