CEO de aerolínea Virgin, Richard Branson, pasó un día como aeromoza de AirAsia

0
175

(Aeronoticias).- Una apuesta perdida puso a Richard Branson, propietario de Virgin, como azafata por un día en la empresa de su competidora, AirAsia.

Todo comenzó con un desafío de hace dos años entre el multimillonario y su amigo Tony Fernandes. Ambos acordaron que uno de los dos iría a trabajar como mujer y servir bebidas en la aerolínea del otro sólo si se patrocinaba a la escudería de Fórmula 1 peor clasificada. Y si en el desarrollo de las carreras automovilísticas ambos equipos solventados quedaron con cero puntos, el grupo de Fernandes logró un ligero avance por obtener mejores puestos en las carreras.

«Los dos teníamos equipos de Fórmula 1 y yo estaba totalmente seguro de que iba a ganar», dijo Branson, quien apoyó al Lotus.  Tras los resultados, una maraña de compromisos y retrasos de todo tipo aplazaron la resolución de la promesa, hasta que llegó el momento de ser la cabin crew de la ruta Perth-Kuala Lumpur (Australia-Malasia).

¿Qué sucedió durante la -fugaz- etapa de Mr. Virgin como aeromoza de AirAsia? Ellyse Ng, editora de Viajes de Travel3Sixty, lo narra así: «En la nave, la carrera de Branson como azafata de AirAsia despegó… o quizá no tanto. La venganza es dulce, pero incluso más dulce cuando usas un vestido que él te puso y le tiras una bandeja llena de bebidas sobre él».

El dinero recaudado durante el vuelo de caridad -200 mil dólares australianos- están destinados para la Fundación Starlight Children, quienes velan por la atención médica-emocional de los niños con enfermedades difíciles de tratar.

Con el texto de El Mundo y las fotos de Travel3Sixty.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here