Director de la DGAC intentó afectar inversión norteamericana

0
129

(Aeronoticias).- Funcionarios de la Dirección General de Aeronáutica Civil del Perú que se quedaron calladitos cuando autorizaron a 98 pilotos de la Fuerza Aérea Chilena a volar sin carnet de extranjería en el espacio aéreo peruano en vuelos de cabotaje (Ver documento) o cuando le otorgaron quintas libertades a Chile sin reciprocidad, ahora vienen hostilizando a una de las mejores fábricas del  mundo de helicópteros, la norteamericana Robinson, que en el Perú ha llegado para fundar escuela de pilotos de helicópteros que no existe en el país, además de prestar servicios de seguridad ciudadana que tanto necesita el Perú por  la delincuencia organizada que azota nuestra ciudades.

Se tiene conocimiento que un operador del Director saliente Ramón Gamarra Trujillo le creó mil problemas a la certificación del taller (Heli – Abad, S.A.C.) de la firma Abad Air Inc  representante exclusivo para el Perú de la fábrica norteamericana Robinson, lo que nos demuestra que a veces Confiep tiene razón cuando le dice al gobierno de Ollanta Humala que hay un clima de hostilidad para la inversión extranjera

El caso es que de conformidad a cualquier manual de derecho aéreo la circulación aérea comprende la traslación de las aeronaves de un punto a otro de la superficie de la tierra a través del espacio aéreo. El caso es que el representante de la fábrica norteamericana Robinson le vendió un helicóptero a la Municipalidad de San Juan de Lurigancho, y de acuerdo al contrato el día de la entrega oficial tenían que hacer las pruebas de rigor, es decir la corrida de motor y hover estacionario sobre un punto fijo. Los competidores de esta fábrica norteamericana que se ve que tienen amigos en la DGAC peruana, ni lerdos y ni perezosos, crearon la prueba inexistente “de un vuelo”, es decir que el helicóptero transportó personas o cosas trasladándose de un punto a otro del espacio aéreo y sometieron al representante de la fábrica norteamericana Robinson en el Perú a la Junta de Infracciones y Sanciones de la DGAC amenazándole con inhabilitarlo como piloto de por vida, no obstante que tiene licencia FAA de los Estados Unidos y aplicarle una sanción de tres a diez UIT.

Esperamos que la Junta de Infracciones de la DGAC  actúe con justicia no obstante la presión que pueda haber recibido de los intereses económicos que no quieren que en el Perú operen estos helicópteros de bajo costo que cuestan 550,000 dólares cada uno y que son 50% más económicos que sus competidores y nadie puede dudar que Estados Unidos es dueño de la mejor tecnología de helicópteros del mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here