Para evitar retrasos en vuelos Congreso de EEUU toma medidas de urgencia

0
181

(Aeronoticias).-Para terminar con el caos aeroportuario que provocó la decisión del Departamento de Transportes de  imponer permisos forzosos a los controladores aéreos para hacer frente a los recortes presupuestarios que entraron en vigor el 1 de marzo, conocidos como secuestros, el Congreso de Estados Unidos aprobó una disposición para terminar con esta problemática. La medida de la Administración había ocasionado una media diaria de 1.000 retrasos de vuelos en los principales aeropuertos del país. La Casa Blanca ha asegurado que firmará la nueva norma, pese a creer que no es “la manera adecuada” para resolver los efectos derivados del secuestro.

Por unanimidad fue aprobada la ley adoptada de urgencia, por el Senado y el viernes último contó contó con el abrumador respaldo de la Cámara de Representantes (361 votos a favor y 41 en contra). La norma en mención otorga al Departamento de Transportes mayor flexibilidad para transferir fondos de otras partidas para enfrentar a la reducción automática de 600 millones de dólares de su presupuesto, y evitar tener que recortar de las cuentas destinadas al personal, que suponen el 70% del total de su dotación.

No obstante,  el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, ha advertido de que la medida, “no es más que un parche temporal que no es suficiente para hacer frente a la amenaza que para la economía supone el secuestro”. En la rueda de prensa diaria, Carney ha recordado que son los legisladores quienes tienen “la facultad de poner fin a los recortes de manera definitiva”. La decisión es una victoria para el Partido Republicano que, desde que comenzaron los retrasos el pasado domingo, insistió en una reestructuración concreta de la forma de abordar los recortes por parte del Departamento de Transportes para acabar específicamente con los permisos forzosos a los controladores, frente a los demócratas, que buscaban una solución más amplia que pusiera fin al secuestro de manera generalizada, y que incluía más impuestos.

La Federación de Aviación (FAA) impondrá los permisos forzosos no remunerados de un día cada dos semanas a sus 47.000 funcionarios. Su responsable, Michael Huerta, explicó en el Congreso que esa decisión era necesaria porque, tras los recortes, su Administración operaba como una “aerolínea en quiebra”. Aunque el Departamento de Transportes asegura que no todos los retrasos se deben a la ausencia de controladores, sino que las condiciones meteorológicas también han causado demoras, las colas en las terminales han llegado a pasar de las tres horas y sólo el jueves, un día con poco tráfico aéreo, se aplazaron 2.800 despegues en el país.

El Partido Republicano ha responsabilizado del caos en los aeropuertos a la Casa Blanca, asegurando que el presidente Barack Obama quiere sacar rédito político, presentando los retrasos como una consecuencia del secuestro que los conservadores no quisieron impedir. Carney, ha insistido en que el Congreso debe hacer algo al respecto. “Los retrasos son una consecuencia terrible para los pasajeros, pero hay otros ciudadanos que también se van a ver afectados por el secuestro. Un secuestro que los republicanos aceptaron”, ha insistido el portavoz de la presidencia.

Las colas en los aeropuertos son la consecuencia más visible de los recortes, desde que  entraron en vigor el pasado 1 de marzo. Desde entonces, los ajustes presupuestarios han obligado al cierre de aulas y al despido de decenas de profesores de la enseñanza preescolar, los programas de asistencia social han debido limitar sus servicios, los hospitales han reducido la prestación de quimioterapia. Unas consecuencias que han pasado más desapercibidas que las demoras de los vuelos.

congreso

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here