España: Por intentar esquivar una antena, avioneta se estrella y mueren sus ocupantes

0
121

(Aeronoticias).- La Comisión de Investigación concluye que el piloto perdió el control al cambiar bruscamente la trayectoria por la presencia de una torre de telecomunicaciones.

La avioneta que se accidentó en Castalla en marzo del año pasado, provocando la muerte de sus tres ocupantes, se estrelló al intentar el piloto esquivar una antena de telecomunicaciones de 43,5 metros de altura. A esta conclusión ha llegado la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), dependiente del Ministerio de Fomento, que ayer hizo público el informe.

Tal y como informó este diario, el accidente se produjo el 19 de marzo, y a resultas del mismo fallecieron una adolescente de 14 años, su padre y su tío, que era el piloto. La avioneta, que había despegado desde el aeródromo de Mutxamel, se estrelló en un campo de olivos situado a escasos 500 metros del casco urbano, en el paraje Paraeta Espí, y los tres murieron en el acto. El suceso provocó una gran conmoción en Castalla, habida cuenta que tanto la joven como su padre residían en el municipio, mientras que el tío lo hacía en Alicante.

Hasta el momento no habían trascendido las causas del incidente, toda vez que se estaba pendiente de las conclusiones a las que llegara la investigación emprendida por la CIAIAC. El informe se hizo público en el día de ayer, y en el mismo se indica, textualmente, que la avioneta se estrelló «cuando el piloto perdió el control de la aeronave al intentar esquivar una antena de telecomunicaciones de 43,5 metros de altura, situada en las proximidades de la zona del accidente».

De acuerdo con los datos recogidos sobre el terreno, y también en base a testigos del suceso, se ha establecido que el aparato «volaba a baja altura y que no guardaba el margen debido sobre el terreno», probablemente porque «el ambiente en cabina era distendido por la relación personal existente entre el piloto y los pasajeros», y también porque el vuelo «se desarrollaba sobre una localidad relacionada con los ocupantes de la aeronave y, por ello, el probable intento de identificar zonas conocidas por ellos».

En consecuencia, se considera que al realizar el vuelo a una altura inferior a la habitual, el piloto no tuvo en cuenta que su capacidad de reacción ante cualquier situación anómala o de emergencia estaba mermada. «El hecho de encontrar un obstáculo (la antena) en su trayectoria y el intento de evitar su presencia o esquivarla, le hizo perder el control de la aeronave cuando se encontraba a escaso margen sobre el terreno, lo que imposibilitó su recuperación», destaca el informe.

En este sentido, y como conclusión final, la CIAIAC manifiesta que «se considera que la causa principal del accidente fue la pérdida de control en vuelo, al modificar bruscamente su trayectoria por la presencia imprevista de un obstáculo cuando volaba a baja altura».

 

Fuente: diarioinformacion

Foto: diarioinformacion

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here