Terminó la Feria de San Isidro

0
125

(Aeronoticias).- Con la triunfal corrida de rejones celebrada el domingo 3 de junio concluyó la Feria de San Isidro 2012. En la semana que ha concluido  se realizaron las llamadas corridas toristas, que son aquellas en que se lidian toros de las ganaderías cuyos ejemplares suelen tener mayor presencia y dificultades por sus características de encaste. Lo sucedido no tuvo mayor trascendencia pues siguiendo lo que ha sido la tónica general en la Feria, los animales han mostrado poca bravura y cuando no han sido mansos han presentado peligro y dificultades.

El lunes 28 se realizó la última novillada de Feria en la cual destacó nítidamente Gómez del Pilar, novillero de gran proyección por su personalidad y el aplomo que demostró. De las corridas de toros lo más destacado de la semana nos pareció la actuación de Javier Castaño en las dos tardes en que actuó. En la primera, con los toros de Carriquirí, hizo dos faenas de mucho mérito y tuvo el torerísimo detalle de lucir al sexto toro en la suerte de varas, llevándolo 4 veces al caballo y brindando la oportunidad de disfrutar de la suerte de varas que cuando se realiza con verdad es realmente bella. En  su segunda actuación, con los toros de Cuadri,  toreó muy bien de capote pero cometió un grave error luego del primer puyazo perdiéndole la cara al toro que lo volteó espectacularmente cayendo de mala manera y siendo pateado en la cabeza cuando estaba en el suelo. El torero salmantino aun mermado de facultades como estaba, plantó cara al toro y realizó una buena faena pero falló con la espada. Se retiró a la enfermería de donde salió en ambulancia hacia una clínica donde le diagnosticaron esguince en las cervicales.

Hubo una actuación digna del veterano Frascuelo, una buena faena de Fandiño a uno de los toros de Adolfo Martín en la corrida del sábado  que no remató con la espada y la nota discordante fue la penosa actuación de Julio Aparicio que estuvo fatal en sus dos toros recibiendo sonoras broncas, lo que lo indujo a cortarse la coleta al terminar la corrida.

Terminada la Feria, es usual comentarla a manera de resumen. En el caso de la Feria de San Isidro de este año es poco lo que se puede comentar de su pobre resultado; corridas tediosas que disgustaron a los aficionados debido especialmente a la mansedumbre reinante en la mayoría de los toros lidiados. Los mayores triunfos han sido de rejoneadores y novilleros.

Entre los matadores, las mejores faenas, aunque escasas por la condición del ganado, se han malogrado por la espada; de ellas destacamos la actuación de Eduardo Gallo, Iván Fandiño, Javier Castaño, Alejandro Talavante, Sebastián Castella y Rubén Pinar; asimismo detalles de José Mari Manzanares, Miguel Ángel Perera y Juan Del Álamo. Dignos de destacar la actuación de subalternos como los integrantes de la cuadrilla de Manzanares, Juan José Trujillo, Curro Javier, y otros como Javier Ambel, de la cuadrilla de Castella, Jaro II peón de confianza de Miguel Abellán, El Alcalareño que va con El Cid, por ejemplo.

También se vio buenas actuaciones de algunos picadores y se lució en muchas corridas Florito, el popularísimo mayoral de Las Ventas, que por las deficiencias del ganado tuvo bastante trabajo en la Feria, retirando toros del ruedo en alarde de maestría en su oficio.

Un comentario final sobre el público que acude a la Plaza de Las Ventas. Resulta a veces muy extraño el comportamiento del público, de pronto muy bien ovacionando detalles toreros, puyazos bien ejecutados, buenos pares de banderillas, brega acertada, pero en otros momentos abucheando a los matadores cuando han tenido que lidiar  a toros difíciles toreándoles por la cara. El aficionado que es entendido lo primero que toma en cuenta para valorar la actuación de un torero es el comportamiento y condición del toro, pues de ello depende lo que haga el matador de turno.

Terminó la Feria de San Isidro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here