TRES A

0
30
Manuel Antonio Oliveros Risco, humilde ciudadano peruano al que se le han violado todos sus derechos humanos, haciéndolo pasar incluso por muerto, aún espera Justicia, luego de la trágica muerte de su hija ESTHER DALILA OLIVEROS ARMAS, quien falleciera en el accidente aéreo el día 23 de Agosto de 2005, cuando se encontraba a bordo en el Boeing 737-200 de TANS.

Efectivamente a la desgracia de perder a su hija ESTHER DALILA OLIVEROS ARMAS, quien era una destacada abogada que trabajaba en los Registros Públicos, se sumó el atropello y trato inhumano otorgado contra este humilde padre de familia por parte de su esposa CLORINDA ARMAS SOLORZANO, con la supuesta complicidad de la Compañía de Seguros Rímac, a través de sus asesores legales el Estudio Garcia Sayan; quienes burlándose del Sr. Oliveros lo hicieron pasar como muerto, pagando una indemnización por daños sólo a su esposa CLORINDA ARMAS SOLORZANO.

Sin embargo, casi 10 meses después que las demandadas interpusieran una excepción de falta de legitimidad para obrar; aduciendo que el Sr. Oliveros carece de legitimidad para obrar, la Séptima Sala Civil de la Corte Superior ha resuelto declarando infundada la excepción argumentando que el Sr. MANUEL ANTONIO OLIVEROS aún no ha sido indemnizado por los daños sufridos por su persona debido a la muerte de su hija; pese a que su esposa si fue indemnizada por los daños que ella sufrió. Más aún cuando existen dos pólizas de US$25’000,000.00 y US$50’000,000.00 Millones de Dólares que coberturan el accidente.

Ahora, después de más 02 años, es decir, desde 15 de febrero de 2007, en que el Sr. Oliveros interpuso su demanda por daños y perjuicios al Poder Judicial, la causa se encuentra expedita para Sentencia en el 33º Juzgado Especializado en lo Civil de Lima a cargo del Juez, Dr. Juan José Linares San Román, a quien el demandante Oliveros ha invocado que se le haga Justicia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here