Viajó al cielo nuestro querido amigo Duilio Giannattasio, fundador del Restaurante El Valentino

El alma de Duilio Giannattasio estará siempre entre nosotros.

0
461

(Aeronoticias) La vida no nos advierte cuando vamos a partir y la fantasía de la felicidad y de la eterna amistad tampoco nos permite entender la importancia de esa religión que parece eterna y siempre es pasajera entre los seres que constituyen una legión en los lazos de la amistad de nuestras vidas.

Conocí a Duilio Giannattasio hace 37 años y durante varias décadas teníamos un día para conversar almorzando en el Restaurante El Valentino, sin lugar a dudas el mejor restaurante de comida mediterránea de Lima.

Conversábamos de aviación, de los viajes, de nuestros amigos y amigas comunes y cultivamos una amistad que me permitió disfrutar durante décadas con su presencia en cada uno de mis cumpleaños cada 31 de marzo aquí en Las Lagunas de La Molina, en donde muchas veces asistía acompañado de nuestra común amiga, Ana María Pardo Miroquesada.

Duilio fue un gran esposo, amaba profundamente a sus hijos y disfrutaba con sus éxitos y sus triunfos, se sentía orgulloso, nos ensenó la lealtad en la amistad, la fuerza en las ideas, su perseverancia y su disciplina en la gastronomía italo-peruana, lo llevó a la fama nacional e internacional como el número 1, fue el mejor como persona, como amigo, como empresario triunfador que se ganó el corazón de todos quienes lo conocimos.

Me acuerdo como si fuera ayer, ese 31 de marzo de 2018 y 2019 que fueron los 2 últimos cumpleaños que festejé Nº 67 y 68, que estuviste las 2 veces en mi casa, donde te veo en los videos y las lagrimas nublan mi vista, nos dejas un legado de amistad, de principios, de fe en la vida, de sueños y de recuerdos de la bella Italia, que nos dio el legado de tu presencia desde 1978 tu segunda patria el Perú y tus amigos que tuvimos el honor de disfrutar de tu amistad.

Los recuerdos de Fini, la tienda de pastas artesanales y los cafés en el Gianfranco de Av. Angamos, tus consejos y tus criterios con los que nos trasmitías los valores de la amistad.

Hasta pronto querido amigo Duilio, hasta que Dios nos llame y nos encontremos en el cielo rememorando los maravillosos momentos de amistad que disfrutamos en nuestra vida terrenal, ya eres un ángel, míranos desde el cielo, te queremos querido amigo.

La Molina, 30 de noviembre del 2020
Julián Palacin Fernández

jpalacinf@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here