Honduras: Zelaya acusó al gobierno de facto de abortar un proceso de diálogo que promovía México

0
17
El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, dijo hoy que el gobierno de facto de ese país «prácticamente abortó» un proceso de diálogo que promovía México, al imponerle una condición «denigrante» para dejarlo salir del país. Cuando se consideraba inminente el viaje de Zelaya, a última hora el régimen de facto «sacó un documento de la manga de la camisa como condición para mi salida hacia México», dijo Zelaya a la cadena mexicana Televisa, según recogió la agencia alemana DPA. 
Reveló asimismo que México y también la República Dominicana hacían gestiones para organizar una reunión de actores políticos hondureños para resolver la crisis de Honduras, incluyendo al candidato ganador de las cuestionadas elecciones Porfirio Lobo. Zelaya había acordado con el presidente mexicano Felipe Calderón viajar a México como huésped, pero el régimen hondureño le negó el salvoconducto para dejar el país porque no revestía la condición de asilado político. 
Honduras: Zelaya acusó al gobierno de facto de abortar un proceso de diálogo que promovía México
Zelaya señaló que en Honduras hubo un proceso electoral «sumamente cuestionado» y señaló que Lobo quiere buscar una solución. «El candidato que obtuvo la mayoría de votos en este proceso cuestionado está interesado en buscar un arreglo. Tal vez el régimen en este caso que dio el golpe de estado no esté interesado en el arreglo, pero sí el candidato que obtuvo la mayoría de votos», dijo Zelaya a Televisa. 
«Y a esto se debió precisamente las gestiones que estaban hechas tanto con México como con la República Dominicana donde se estaba planificando también una reunión en este sentido de buscar la paz y la reconciliación en Honduras», afirmó. Zelaya dijo que él es un demócrata y un «pacifista por naturaleza» que cree en el diálogo, pero el gobierno de Micheletti pretendió hacerle firmar un documento «denigrante» en el que se le pedía la renuncia para poder viajar a México, pese a que su mandato terminará el 27 de enero próximo. 
«Esto prácticamente abortó el proceso de buena voluntad que estaba promoviendo México para incentivar el diálogo», señaló.  «Ya había algunas invitaciones hechas también a líderes que efectivamente participaron en las elecciones para que se presentaran a México y procurar que el país, Honduras, volviera a la calma y se volviera a la paz y la tranquilidad», dijo Zelaya. 
Anoche, la prensa hondureña consideraba inminente la partida de Zelaya hacia México desde la embajada brasileña en Tegucigalpa, donde está alojado.  Desde la tarde del miércoles se observaba una inusual movilización militar en los alrededores de la sede diplomática, donde también se habían reunido centenares de miembros del Frente Nacional de Resistencia Contra el Golpe de Estado para esperar la supuesta salida del presidente depuesto el 28 de junio por un golpe de estado. 
El asesor de Zelaya Rassel Tomé informó a la cadena CNN que el presidente derrocado mantenía diálogos con varios presidentes centroamericanos y con Calderón, según reportó DPA. Sin embargo, el gobierno de facto anunció anoche que rechazó un pedido de México de un salvoconducto para Zelaya, por «no tener calidad de asilo». 
La decisión fue comunicada por el ministro de Gobernación, Oscar Matute, en una entrevista con la cadena estadounidense CNN en Español, y recogida por DPA. En Managua, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, reveló que Zelaya se proponía ir a México como huésped y participar el próximo fin de semana en la cumbre de la Alternativa Bolivariana de los Américas (ALBA), que sesionará en La Habana y tratará la situación en Honduras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here