SEGURIDAD ABSOLUTA NO EXISTE, NI EN LOS AEROPUERTOS

0
3

Se dice que la aviación es y seguirá siendo un blanco vulnerable y que la seguridad absoluta no puede existir, ni en los aeropuertos. Pero esto no justifica los yerros o negligencias  en las medidas de seguridad que deben aplicarse en su custodia, tal como sucedió hace ya varios años en el Aeropuerto Internacional “Jorge Chávez” cuando dos mozalbetes burlaron todos los controles para abordar un gigantesco jet comercial argentino y fueron descubiertos recién en pleno vuelo.

El anecdótico suceso que  llegó a conocer la opinión pública gracias a los periodistas que antes contaban con una Sala de Prensa al interior del aeropuerto,  la cual conservaron durante más de 30 años hasta que fue desaparecida por Lima Airport Partners, que mañana 14 cumple precisamente 8 años como concesionaria de este terminal aéreo, el más importante del país.

La seguridad aeroportuaria es un  tema calificado como de “alta prioridad” por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), al igual que la lucha contra las drogas y el terrorismo y así está contenido en el Anexo l7 de los convenios pertinentes, denominando las intromisiones como “interferencias ilícitas”.

El Perú es un Estado Contratante de la OACI y por lo tanto está obligado a cumplir las recomendaciones que constan también en los acuerdos bilaterales de transporte aéreo. La OACI ha hecho una constante de sus exhortaciones para velar por la seguridad en la aviación, así consta en el Artículo II del Convenio de La Haya y artículo l3 del Convenio de Montreal, aparte de otros convenios, como los de Chicago y Tokio.

Por su parte, la Comisión Latinoamericana de Aviación Civil (CLAC) también ha dictado recomendaciones muy puntuales en seguridad aeroportuaria, sobre todo en las resoluciones A4-7, A4-9 y A4-l0.Tanto las recomendaciones de la OACI como las de  la CLAC se hicieron más evidentes a raíz del espectacular aumento de actos criminales a fines de la década del 60.No hay que olvidar que el Perú, además de ser Estado contratante de la OACI, tiene el privilegio de albergar una de las siete sedes mundiales que mantiene esta organización en el mundo, en su condición de Oficina Regional para Sudamérica desde Lima.

Sin embargo, el Perú no ha sacado todo el provecho que le corresponde por este privilegio, muchas veces por incapacidad cuando no por negligencia de los funcionarios que tienen a su cargo la responsabilidad de dirigir los destinos de la aviación civil en nuestro país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here