ASILO POLITICO PONDR

0
23
Según se afirmó el presidente venezolano, Hugo Chávez, estaría ofendido e incómodo a razón de que el Perú se decidió a dar asilo político al líder de la más fuerte oposición política venezolana. Según afirman fuentes venezolanas este hecho abriría una brecha grande en las relaciones de Chávez y su contraparte peruano –y amigo de libre mercado- Alan García.

Cabe recordar que Perú y Venezuela asentaron sus relaciones comerciales bilaterales en los últimos dos años, después de que en el 2006 ambos países retiraron sus respectivos embajadores en medio de un fuerte cruce verbal entre Chávez y –el entonces candidato presidencial- Alan Garcia, poniendo las relaciones bilaterales en el punto más tenso de los últimos tiempos.

En esa ocasión Chávez puso su apoyo a la candidatura del opositor nacionalista Ollanta Humala,

Según afirman analistas en el país del norte, el gobierno Chavista ha emprendido una persecución de dirigentes opositores a su "revolución socialista", aunque –como todos ya sabemos- Hugo Chávez –con su acostumbrada retórica- afirma que se trata de denuncias para combatir la corrupción de políticos en su país.

Entonces, el alcalde de una de las ciudades más importantes de Venezuela y la cabeza principal de la oposición más fuerte al gobierno Chavista, llegó al Perú y solicitó el martes asilo político al gobierno de García, que ya fue concedido y que Aeronoticias.com.pe respalda totalmente, ya que no estamos a favor de ninguna clase de persecución política, amedrentamientos o injusticia alguna.

Perú ya ha dado asilo a otros políticos venezolanos, pero Rosales es una figura en la oposición y obtuvo el 37 por ciento de los votos en las elecciones presidenciales de 2006, lo que lo hace un blanco seguro el dedo apuntador de Chávez.

"Obviamente el asilo de un opositor como Rosales tendrá implicaciones en Venezuela", afirmó a la prensa Alejandro Deustua, docente de la Academia Diplomática de Perú.

Además se sostuvo que de haber fricciones, es razón del –ya conocido- método Chavista de presión, al que el Perú no se presta, ya que somos un país con decisión propia.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here