Berlín abrirá su nuevo aeropuerto en octubre

0
20

(Aeronoticias).- El 31 de octubre de 2020, si no hay más contratiempos, aterrizará el primer avión en el nuevo aeropuerto de Berlín-Brandeburgo.

Así se llegará al final de un largo camino iniciado hace 15 años, que dejó en ridículo a la fama de eficacia de la industria alemana.

El nuevo aeródromo, que llevará el nombre de Willy Brandt, ya lleva 10 fechas de inauguraciones anunciadas y canceladas. Pero los operadores aseguran que esta es la definitiva.

 

Un camino lleno de piedras

La construcción comenzó en 2006 y se esperaba su apertura para marzo de 2011. Pero la quiebra de la compañía constructora fue el principio de una carrera de obstáculos.

 

Los problemas con los sistemas de seguridad y prevención de incendios postergaron las obras en 2012, y dos años después, se comprobó que la capacidad iba a quedar sobrepasada rápidamente, por lo que se barajaron planes de ampliación antes de que abra sus puertas.

 

Obras fallidas y corrupción

Algunos fallos en la construcción eran surrealistas: puertas automáticas sin conexión eléctrica, escaleras mecánicas demasiado cortas y un sistema de extracción de humos tan complicado como ineficaz.

Los escándalos de corrupción fueron otras manchas en el legado del aeropuerto de Berlín-Brandeburgo, donde el presupuesto inicial de 2.830 millones se triplicó a los 7.000 millones de euros.

 

El tercer aeropuerto de Alemania

Pero esta vez el director del aeropuerto, Engelbert Lütke Daldrup, aseguró que la fecha del 31 de octubre es inamovible. Sin embargo el presidente de la junta de supervisión, Rainer Bretschneider, advirtió que todavía hay deficiencias que se tienen que solucionar rápidamente si se pretendía llegar a tiempo.

 

El aeropuerto Willy Brandt será el tercero de Alemania, por detrás del de Frankfurt y Múnich, con un volumen de 27 millones de operaciones anuales.

 

Los aeropuertos sobredimensionados

La idea es que reemplace a las terminales de Tegel y Schönefeld, que fueron los aeropuertos de Berlín occidental y oriental, respectivamente, durante los años de la Guerra Fría; y que no dan abasto para absorber al creciente volumen de visitas que llegan a la capital alemana.

 

Ya en 2008 el gobierno cerró el aeródromo de Tempelhof, que fue usado como cabeza del puente aéreo establecido por los Aliados para garantizar la supervivencia económica de Berlín occidental. Actualmente sus instalaciones sirven para organizar ferias de arte y otros eventos culturales.

 

Fuente: 

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Helvetica; color: #454545} p.p2 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: center; font: 12.0px Helvetica; color: #454545; min-height: 14.0px} p.p3 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; font: 12.0px Helvetica; color: #454545; min-height: 14.0px} p.p4 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: justify; font: 12.0px Helvetica; color: #454545; min-height: 14.0px}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here