Boeing enfrenta investigación por problemas de seguridad en su avión 737 Max

0
128

(Aeronoticias).- El control de calidad del atribulado 737 Max de Boeing Co. enfrenta un escrutinio intensificado a medida que fiscales y reguladores federales examinan los posibles problemas de seguridad derivados de fallas de producción, informa el Wall Street Journal.

Los investigadores están investigando los pasos en falso de la fábrica que “levantan banderas rojas” sobre el cumplimiento de Boeing con las regulaciones de producción, dijo el periódico citando a personas familiarizadas con el asunto. Boeing encontró escombros como herramientas y trapos que los trabajadores dejaron en aproximadamente la mitad de los aviones Max que la compañía inspeccionó a partir de noviembre.

La investigación de los pasos en falso de la fábrica podría generar una responsabilidad legal adicional para la fabricante de aviones, y la Administración Federal de Aviación está sopesando si proponer una multa multimillonaria contra Boeing debido al problema de los escombros, según el Journal. Boeing ya está bajo investigación por un sistema de control de vuelo implicado en dos accidentes mortales que se activó por error.

“Mientras realizamos el mantenimiento descubrimos restos de objetos extraños en aviones 737 Max no entregados que se encuentran actualmente en almacenamiento”, dijo Boeing en un comunicado después del informe del Journal. “Ese hallazgo condujo a una investigación interna sólida y acciones correctivas inmediatas en nuestro sistema de producción, que también hemos implementado en todos nuestros programas de aviones comerciales”.

La FAA dijo que el Max, que ha estado en tierra por más de un año, solo podrá volar nuevamente cuando los reguladores estén satisfechos de que se hayan abordado todos los problemas de seguridad. El Departamento de Justicia de EE.UU. declinó hacer comentarios.

Investigación en expansión

El Max ha sido expulsado de los cielos desde marzo de 2019 debido a los accidentes, en los que murieron 346 personas. Los investigadores comenzaron su investigación criminal de Boeing y la FAA en las semanas posteriores al primer accidente, cuando un 737 Max se sumergió en el Mar de Java frente a la costa de Indonesia en octubre de 2018.

La investigación se ha expandido a medida que salía a la luz información dañina, incluidos correos electrónicos en los que un piloto técnico se jactaba de usar “trucos mentales Jedi” para frustrar a los reguladores.

En su examen de posibles fallas de fabricación, los fiscales y los reguladores entrevistaron a Ed Pierson, un exsupervisor de producción en la planta 737 de Boeing en Renton, Washington, dijo el Journal. Pierson ha alegado un patrón de problemas en la línea de montaje que se remonta a 2018.En una correspondencia hecha pública por un comité de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Pierson había advertido sobre fallas de seguridad cuando Boeing completó el trabajo en docenas de 737 fuera de su fábrica debido a la escasez de piezas.

Fuente: Infobae / Bloomberg


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here