BRITISH AIRWAYS SE REUNE EN SECRETO CON IBERIA PARA DESATASCAR FUSION

0
7
El pasado jueves, directivos británicos viajaron a Madrid para explicar en detalle la situación del déficit del fondo de pensiones y acabar con las dudas que este agujero genera en los consejeros, lo que está retrasando el proceso. El consejo de administración de Iberia celebró una reunión extraordinaria, que se ha mantenido en el más absoluto secreto, para tratar como tema monográfico la marcha de las negociaciones con British Airways (BA), según explican fuentes cercanas a la aerolínea española.

 

La reunión tuvo como invitado de excepción una delegación de directivos de British, que viajó desde Londres para reunirse cara a cara con los consejeros españoles en la sede de la empresa española, en la madrileña calle Velásquez. Los dos representantes de British en el consejo de Iberia estaban ausentes, como siempre que se trata la operación. La delegación británica se encontraba encabezada por el director financiero, Keith Williams. La primera reunión de este tipo, se produce tras el malestar que ha generado en Iberia el anuncio que British mantiene negociaciones, en paralelo, para fusionarse con la línea aérea australiana Qantas.

Los ejecutivos de British centraron gran parte de su discurso en la situación y explicación del fondo de pensiones de sus empleados. El objetivo era acabar con las dudas que este instrumento y el déficit que arrastra han generado en los accionistas españolas, lo que está retrasando las negociaciones, según las mismas fuentes. La caída de los mercados de capitales ha disparado el agujero financiero, que, al final de marzo, se elevaba hasta 1.500 millones de libras. Fuentes al tanto de la reunión subrayan que la explicación de los británicos, en la que se detalló todas las cifras financieras del fondo, no despejó las dudas de los consejeros.

Iberia sigue pidiendo garantías, a razón de que no quiere seguridad de que este agujero no afectara la futura aerolínea y pretende que el problema del fondo se refleje en la ecuación de canje ganando peso en la fusión. Según la ecuación que manejan actualmente los asesores, a Iberia le correspondería un 45% de la sociedad que dará entrada a los accionistas de ambas empresas, por el 55% de los inversores británicos.

Esta ecuación coincide con el valor que el mercado da a las dos empresas. La capitalización bursátil de Iberia ascendía el viernes a 1.772 millones de euros, tras cerrar a UE₤1,86 euros. British vale en bolsa 1.880 millones de libras (UE₤2.132 millones de euros), 163 peniques por acción. Walsh cree que el mercado se equivoca y sostiene que el ratio lógico sería 65%-35%.

Aunque el tema de Qantas no se trató en la reunión del jueves, fuentes del mercado interpretan que el viaje de los ejecutivos a Madrid supone un gesto para tratar de calmar los ánimos de sus socios, que no sabían nada de los contactos con Qantas (el presidente, Fernando Conte, se enteró una hora antes del anuncio tras una llamada del consejero delegado de BA, Willie Walsh).

La aerolínea británica sostiene que ambos procesos son complementarios y que pueden negociarse en paralelo. Tanto Iberia como Qantas le han pedido que se centre en uno de los dos proyectos, opinión que comparten los analistas. Sin embargo, fuentes cercanas a las negociaciones creen que ambas operaciones pueden encajar al materializarse de formas distintas. British e Iberia están hablando de una fusión pura y dura con un canje accionarial. Por su parte, la británica y la australiana sólo van a aplicar una unión de la dirección y corporativa y no accionarial, ya que las leyes de Australia impiden que los inversores extranjeros tengan más de un 35% del capital de su línea aérea de bandera. Iberia y BA podrían unirse y la sociedad resultante, fusionarse corporativamente con Qantas, según las mismas fuentes.

Por otra parte, Iberia canceló ayer 15 vuelos, en una jornada en la que se han vuelto a repetir los retrasos en las operaciones de la aerolínea, que se registran desde hace más de una semana, debido a una supuesta huelga de celo de los pilotos, que el Sepla niega. La compañía continúa estudiando los motivos de las demoras de «cada uno de sus vuelos», para determinar si se han producido por «alteraciones del régimen habitual de trabajo de los pilotos»

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here