CUNA DE MISTERIO Y TRADICIÓN: TRUJILLO

0
5
Sus ancestrales habitantes fueron los pobladores de Paiján, y su segunda generación los forjadores de las culturas Cupisnique y Virú.

Vivieron en el desierto, haciendo gala de su asombrosa capacidad de construir majestuosos templos de adoración, por lo que dejaron huella imborrable en el  santuario  levantado a mayor gloria de la antropología, destacando: la  Huaca del Brujo, Del Sol,  De  la Luna, y por supuesto la joya de Chan- Chan y Marca-Huamachuco.

 

CUNA DE MISTERIO Y TRADICIÓN: TRUJILLO
 
La naturaleza, como es  de esperar, se abre paso en el  Santuario Nacional de Calipuy, reserva de camélidos y  puyas, y en la Isla de Guañape en Paracas Chico.

La Libertad, su capital, es bastión de la historia porque sus ancestros cristalizaron 2 de las mas vastas y poderosas culturas del continente americano: La  Mochica y  La Virú. Los ríos Jequetepeque, Chicama, Moche, Virú, Chao y Santa fueron  los encargados de regar tanta  riqueza  de  pensamiento, como la que alumbró también a  los  patriotas que en 1820 proclaman la independencia del  Perú.

Pero al hablar de Trujillo nos recuerda la primavera, los caballos de paso peruano, la  marinera y la cultura tradicional en general, es preciso, cuando se invoca la genialidad, la erudición y la  perseverancia, escribir con letras mayúsculas (en negritas y  cursiva) los  nombres de César Vallejo, Ciro Alegría, Víctor Larco Herrera y Rafael Larco Hoyle, hijos  todos  de  esta  tierra.

Precisamente, según el arqueólogo Larco Hoyle:
“Eran fastuosos. En Chan-Chan nos han dejado bellos exponentes: piezas de plata  dorada, platos grandes, fuentes de doble fondo que  parece  usaban para  el  boato  de  sus  banquetes…”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here