Este médico chino intentó salvar vidas, pero fue silenciado. Ahora tiene coronavirus

0
40

El 30 de diciembre, Li Wenliang lanzó una bomba en el grupo de ex alumnos de la escuela de medicina en la popular aplicación de mensajería china WeChat: siete pacientes de un mercado local de mariscos habían sido diagnosticados con una enfermedad similar al SARS y puestos en cuarentena en su hospital.

Li explicó que, según una prueba que había visto, la enfermedad era un coronavirus, una gran familia de virus que incluye el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).

Los recuerdos del SARS son profundos en China, donde una pandemia en 2003 mató a cientos tras el encubrimiento del Gobierno. “Solo quería recordarles a mis compañeros de la universidad que tuvieran cuidado”, dijo.

Li, un médico de 34 años que trabaja en Wuhan, la ciudad central de China en el epicentro del brote mortal de coronavirus, les dijo a sus amigos que advirtieran a sus seres queridos en privado. Pero en cuestión de horas, las capturas de pantalla de sus mensajes se volvieron virales, sin que su nombre estuviera borroso. “Cuando los vi circulando en línea, me di cuenta de que estaba fuera de mi control y que probablemente sería sancionado”, dijo Li.

Estaba en lo cierto.

Poco después de publicar el mensaje, la policía de Wuhan acusó a Li de difundir rumores. Fue uno de los varios médicos señalados por la policía por tratar de denunciar el virus mortal en las primeras semanas del brote. Desde entonces, el virus se ha cobrado al menos 427 vidas y ha enfermado a más de 20.000 personas en todo el mundo, incluyendo a Li.

 

Desde una cama de cuidados intensivos en el hospital, Li le dijo a CNN que el sábado se confirmó que había contraído el virus.

Su diagnóstico ha provocado indignación en China, donde crece una reacción violenta contra la censura estatal en torno a la enfermedad y un retraso inicial en advertir al público sobre el virus mortal.

Citado por la policía

El mismo día de diciembre en que Li envió un mensaje a sus amigos, la Comisión de Salud Municipal de Wuhan emitió un aviso de emergencia, informando a las instituciones médicas de la ciudad que una serie de pacientes del Mercado Mayorista de Mariscos de Huanan tenía una “neumonía desconocida.”

El aviso llegó con una advertencia: “No se permite a ninguna organización o individuo divulgar información de tratamiento al público sin autorización”.

En las primeras horas del 31 de diciembre, las autoridades de salud de Wuhan celebraron una reunión de emergencia para discutir el brote. Posteriormente, Li fue convocado por funcionarios de su hospital para explicar cómo sabía sobre los casos, según el periódico estatal Beijing Youth Daily.

Más tarde ese día, las autoridades de Wuhan anunciaron el brote y alertaron a la Organización Mundial de la Salud. Pero los problemas de Li no terminaron ahí.

El 3 de enero, Li fue llamado a una estación de policía local y reprendido por “difundir rumores en línea” e “interrumpir severamente el orden social” por el mensaje que envió al grupo de chat.

Medical staff wearing protective clothing with a patient at the Wuhan Red Cross Hospital in Wuhan.

Equipo médico usa vestimenta protectora en el Hospital de la Cruz Roja de Wuhan.

En ese mensaje, Li dijo que los pacientes habían sido diagnosticados con SARS, citando el resultado de la prueba que mostró que el patógeno dio positivo por el virus del SARS con un alto “coeficiente de confianza”, una medida que indica la precisión de la prueba. Aclaró en un mensaje posterior que el virus era en realidad un tipo diferente de coronavirus, pero la captura de pantalla de su primer mensaje ya se había extendido en línea.

Li tuvo que firmar una declaración, de la cual CNN ha visto una fotografía, reconociendo su “delito menor” y prometiendo no cometer más “actos ilegales”.

Temía que fuera a ser detenido. “Mi familia se preocuparía mucho por mí si perdiera mi libertad por unos días”, le dijo a CNN por un mensaje de texto en WeChat: estaba tosiendo demasiado y respirando demasiado mal para hablar por teléfono.

Por suerte, a Li se le permitió salir de la estación de policía después de una hora.

La policía de Wuhan no ha respondido a la solicitud de comentarios de CNN al momento de la publicación. La Comisión de Salud Municipal de Wuhan declinó hacer comentarios.

El oftalmólogo volvió a trabajar en el Hospital Central de Wuhan sintiéndose impotente. Él dijo: “No había nada que pudiera hacer. (Todo) tiene que adherirse a la línea oficial”.

El 10 de enero, después de tratar inadvertidamente a un paciente con el coronavirus de Wuhan, Li comenzó a toser y desarrolló fiebre al día siguiente. Fue hospitalizado el 12 de enero. En los días siguientes, la condición de Li se deterioró tanto que fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos y recibió oxigenoterapia.

El 1 de febrero, dio positivo por coronavirus.

 


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here