¿Lidiando con hijos pequeños y groseros?

0
9

Los padres de hoy enfrentan un nuevo tono en las conversaciones con sus hijos pequeños, que van un poco así:

Yo: «Es hora de bañarse. Ve al baño».

Hija de seis años: «No. No voy a bañarme».

¿Lidiando con hijos pequeños y groseros?

 

En otra ocasión no le gusta la forma en que le hice su almuerzo y me dice: «Parece que metiste la pata».

¿Qué está pasando?

Mi dulce y pequeña princesa tiene una boca de adolescente. También tiene expresiones de arrogancia y desprecio cuando me pide algo y no se lo consigo de inmediato. Estamos en la época de los niños respondones y mientras mi hija se vuelve cada vez mejor en ello yo estoy más cerca de perder la paciencia.

El psicólogo infantil Jim Bozigar me dijo que este tipo de actitud de mi hija es sólo una prueba de que ella está formándose su propio criterio mientras se separa de mí. «Ella ha aprendido que puede decir que no y tener algo de poder sobre su vida», agregó Bozigar, coordinador de un programa de prevención de niños abusones en Pensilvania que antes dirigió un taller para padres que buscan lidiar con hijos respondones.

Recomienda a los padres no darle la oportunidad a sus hijos de decir que no, ofreciéndoles una opción como: ¿Quieres ducharte ahora o en tres minutos?»
Bozigar me sugirió también que le dé responsabilidades domésticas a mi hija, diciéndole que todos los miembros de la familia tenemos que ayudar. Tales sugerencias incluyen separar los platos que se van a lavar, guardar sus juguetes, alistar su mochila o poner los platos sucios en el fregadero. «Como parte de esta dinámica de querer ser independiente, uno tiene que darles responsabilidad», afirmó.

También necesito hablar con mi hija sobre la manera correcta en la que nos comunicamos y cuándo disculparse por usar un tono grosero con alguien. «Cuando nos hablan de esa manera, tenemos que detenerlos y preguntarles qué está pasando», dijo Bozigar. Me recomendó aclararle a mi hija cómo me hace sentir cuando me habla así, tan rudamente.

También estoy consciente de que algunas de las frases que le escucho a mi hija las repite de mí. Cuántas veces le grito a otro conductor que no avanza cuando prende la luz verde del semáforo. A veces le digo que «trate de nuevo» cuando se pone ropa que no hace juego. Así que cuando me contesta de una forma más diplomática sé que ella simplemente está repitiendo lo que oye.

Leah Korona, una madre de tres que reside en Henderson, Nevada, ha tomado la decisión de reducirle en algunos minutos su tiempo de dormir a su hija de 6 años cuando ella le contesta groseramente o le dice simplemente que no. «Ella es bastante contundente al responder simplemente que no, que no va a hacerlo, cuando le pido algo», dijo Korona.

Korona agrega: «He tenido que convencerme de ignorarla. Lo hago cuando ella no consigue hacer las cosas a su manera».

Su hija de 6 años también usa la queja de «¡Este es el peor día de mi vida!». Yo no he recibido esa queja todavía, pero sí la de «estás estropeando mi vida».

Por ahora, estamos trabajando en cómo hablar civilizadamente entre nosotras y en no responderme groseramente. En mi caso, estoy tratando de eliminar mis comentarios sarcásticos cuando manejo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here