LAP tuvo 200 millones de dólares de utilidades 2018-2019, sin embargo, paralizó obras aeroportuarias

Lima Airport Partners ha planteado a OSITRAN suspender sus obligaciones de construir la segunda pista y el pago de la retribución del 46.51% al Estado peruano

0
1092

(Aeronoticias) Según fuentes de OSITRAN, en el año 2018 y 2019 el Concesionario del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez (AIJCH), Lima Airport Partners, habría reportado utilidades por aproximadamente 200 millones de dólares, lo cual es positivo y demuestra eficiencia empresarial.

Es cierto, que los últimos 4 años el aumento del tráfico aéreo y la falta de una segunda pista y de un nuevo Terminal dentro del AIJCH, originó congestión en el espacio aéreo y muchas líneas aéreas tenían que sobrevolar media hora, en algunos casos gastando combustible, lo que en términos económicos habría significado pérdidas a la industria aérea.

Asimismo, el pago de 13 centavos de dólar por cada galón de combustible de aviación, el alto costo de las mangas y de los servicios comerciales dentro del AIJCH, todos autorizados por OSITRAN han permitido al concesionario, convertirse en una de las empresas más rentables y de mayores utilidades en el Perú.

A esta perspectiva, tenemos que multiplicarle las utilidades de LAP 2001-2017, que se están cuantificando y en todo caso, estas deben reducirse a la inversión real y efectiva, que no sobrepasa los 400 millones de dólares, en consecuencia, nuestra opinión es que con el 50% de las utilidades que tuvo LAP 2001-2019, puede autofinanciarse y cumplir con el Estado peruano construyendo la segunda pista del AIJCH antes del 2024, construir el nuevo Terminal, la nueva Torre de Control y continuar con el pago del CANON al MTC del 46.81% y los pagos a CORPAC.

Preocupa que dentro de esta perspectiva, LAP haya enviado a OSITRAN la Carta LAP-GRE-C-2020-0371 en la que pretende justificar la emergencia sanitaria del COVID-19 para no cumplir ninguna de sus obligaciones de construcción y pago con el Estado peruano, lo cual a nuestro criterio significaría una interpretación desproporcionada e ilegal de la cláusula 13 al Contrato de Concesión, en razón a que se trata de obligaciones pendientes de ejecutar hace 19 años y que LAP está buscando incumplirlas a futuro, rompiendo contractualmente sus obligaciones con el Estado peruano.

Instituto Peruano de Derecho Aéreo (IPDA) exponiendo la Geopolítica de los Aeropuertos en el Congreso de la República. Año 2017


Consideramos, que OSITRAN no debe aceptar el pedido de LAP que está invocando fuerza mayor y liberación de responsabilidad del concesionario por el cumplimiento parcial, tardío o defectuoso de sus obligaciones de mejora, ya que LAP no actuó diligentemente y tomó las precauciones y medidas alternativas y razonables, en razón a que los terrenos para construir la segunda pista se la entregaron hace casi 3 años, tiempo suficiente para construir la segunda pista y el nuevo Terminal y Torre de Control.


La Presidenta de OSITRAN, Verónica Zambrano, no puede dentro de este contexto suspender temporalmente los plazos de las obligaciones de mejoras afectadas al Aeropuerto Internacional Jorge Chávez (AIJCH) durante el COVID-19, en razón a que LAP lleva más de 3 años de atraso en las obras pendientes.

El concesionario “LAP”, le dice al Estado peruano que le falta liquidez y flujo de caja, pero no le dice que en el 2018 y 2019 habría tenido 200 millones de dólares de utilidades, en un panorama en donde nos da mucha pena ver que el Congreso de la República, la Contraloría General de la República, la Dirección de Concesiones del MTC, la DGAC del MTC, CORPAC y los gremios como la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR) y la Asociación Peruana de Empresas Aéreas (APEA), han manifestado su opinión respecto a las pretensiones de LAP de incumplir sus obligaciones de inversión en el AIJCH.

Mención aparte en la historia del Derecho Aéreo peruano la tiene el Instituto Peruano de Derecho Aéreo (IPDA), a través de su Presidente Julián Palacin Fernández, quien luego de leer la Carta LAP-GRE-C-2020-0371 de Lima Airport Partners a OSITRAN, invocando fuerza mayor y suspensión de sus obligaciones de inversión y pago de la concesión, se ha pronunciado aconsejando al Estado peruano que no se deje sorprender, ya que LAP lleva 19 años de atraso en sus inversiones aeroportuarias y más de 3 años desde que recibió los terrenos para construir la segunda pista del AIJCH.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here