Nuevo gobierno deberá reorganizar la ineficiente aeronáutica civil peruana

0
41

(Aeronoticias).- Los últimos 12 años han sido los más tristes en la historia de la aviación comercial peruana, a fines de la década de los 90 se quebraron las 2 líneas aéreas representativas del país, Aeroperu y Faucett y el Congreso de la República del Perú respondiendo a intereses multinacionales gestó la ley 27261 convirtiendo al Perú en el primer país de la Región en admitir el 70% del capital extranjero de líneas aéreas nacionales, con lo cual se violaba el Art. 4 del Convenio de Chicago de 1944 que reserva el cabotaje para las líneas aéreas nacionales.

Extrañamente las empresas aéreas 100% peruanas como Imperial Air, Americana de Aviación, Aerocontinente, TANS y Aerocondor y otras fueron saliendo del mercado y en casi todos los casos se sintió una direccionalidad  aeropolítica instrumentada a través de los sucesivos ministros de transportes de todos los gobiernos que siempre beneficiaban de esta forma a dos megatransportadoras no peruanas, como fue el caso de Verónica Zavala que por su ineficiencia originaron la agresiva expansión aerocomercial de TACA LAN y el cuasi monopolio de LAN en el mercado aerocomercial peruano en donde estas aerolíneas  se quedaron con el mercado doméstico y los derechos de tráfico del Perú a nivel internacional.

El Perú tuvo que padecer además un concesionamiento del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez en donde se permitieron tarifas aeroportuarias exorbitantes que permitieron por una parte positivamente la inversión y eso se ha tenido que trasladar a los pasajes aéreos que son los más caros en la Región con el agravante de que parte del 46.51% de las regalías que cobra el Estado peruano por este concesionamiento sirve para subvencionar a los privados en la concesión de los aeropuertos de provincias.

Se postergo la construcción de la segunda pista del aeropuerto internacional Jorge Chávez. En la actualidad el 80% de las Regiones y Pueblos del Perú están sin servicios de transporte aéreo mientras la DGAC habla de un aumento del mercado, lo cierto es que el Perú tiene el parque aéreo más pobre de la Región y el 80% de la población no tiene la posibilidad con las tarifas aéreas actuales a acceder a servicios de transporte aéreo.

Una casta burocrática se encargó en la Dirección General de Aeronáutica Civil DGAC de establecer un sistema de reglas negativas que demoran permisos de transporte aéreo que en muchos casos desestabiliza a los pequeños empresarios de aviación, nunca a las megatransportadoras que son prácticamente las dueñas del espacio aéreo peruano.

Por citar un ejemplo un pequeño aerotaxi tiene que ir todos los días a la DGAC durante los últimos 4 meses a mendigar un permiso de operaciones que está para la firma del Director General de Aeronáutica Civil del Perú, Crnel. FAP Ramón Gamarra Trujillo, pero este según nos informa una fuente a través de su secretaria nunca tiene tiempo para firmar, este pequeño empresario peruano terminará en la quiebra como muchos, porque tenemos una DGAC que en vez de ser promotora de la inversión peruana, obstaculiza en muchos casos el desarrollo, además de haber creado un sistema con reglamentaciones que muchas veces crean sobre costos afectando también a la inversión extranjera.

Quien asuma el gobierno debe entender que el transporte es un sector estratégico en la consecución de los grandes objetivos nacionales y que sin lugar a dudas los directores de aeronáutica civil que tuvo el Perú con este gobierno desde Carlos Puga Pomareda hasta el actual son ineficientes e incapaces para la función y los ministros parece ser que no escuchan ni oyen, solo están para cuidar los grandes intereses del cuasimonopolio, mientras el empresario peruano sufre, las tripulaciones a veces son maltratadas y el Perú sigue sin servicios aéreos suficientes, seguros y económicos.

Se espera un cambio, que solo lo puede dar un líder que tenga un profundo compromiso con el pueblo peruano y no con los intereses económicos de turno. Por lo pronto la aparición del proyecto de la línea aérea de bandera que fue aprobado por la Comisión de Transportes del Congreso es una esperanza, la iniciativa legislativa fue de la congresista nacionalista Susana Vilca Achata con la consultoría aeronáutica del Dr. Julián Palacín Fernández, presidente de la Comisión de Derecho Aeronáutico del Colegio de Abogados de Lima y ex-presidente de Corpac (2002-2003), en una gestión que fue considerado como el mejor presidente de Corpac en su historia, es por ello que creemos que el Perú puede tener futuro en materia de aeronáutica civil, lo importante es romper con los intereses aerocomerciales cuasimonopólicos que manejan los señores feudales en el espacio aéreo peruano. Como soñaron Alfredo Gildemeister Martínez, Alfredo Granda Bustamante, Elmer Fauccet, Armando Revoredo, Charles Garreau y otros pro-hombres de la aviación civil que partieron al cielo, el Perú debería ser por su difícil topografía un país aeronáutico, sin embargo, es el país de los aeropuertos vacíos, en una aeropolítica que ha venido revalidando fracasos, por que, quienes tuvieron la responsabilidad en el Ministerio de Transportes y en la DGAC no cumplieron . Ahora con el cambio de gobierno, el pueblo peruano espera un liderazgo que rompa con el pasado y construya un futuro con dignidad al servicio de todos los peruanos.

El Perú tiene derecho a enrumbar su aeronáutica civil como lo han hecho otros países con éxito

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here