Una tortura en los vuelos: asientos reclinados

0
8

(Aeronoticias).- «La mujer sentada frente a mí en este avión se ve perfectamente linda. Ella, como yo, viaja en clase turista desde Washington a Los Angeles. Ella tuvo una agradable charla con el hombre sentado junto a ella, antes del despegue del avión, en la que reveló ser una maestra de primaria, profesión muy honorable (…), ha pasado la mayor parte del vuelo viendo la tele. Sin embargo, la odio. ¿Por qué? Ella es una reclinable«. Sin compasión Dan Kois, editor de Slate, desnuda una de las faunas más incómodas en un viaje de avión: gente que gusta de reclinar su asiento.

En el artículo Kois señala la costumbre de, como piezas de dominó, pasajeros que se dejan caer y reclinarse en su asiento, aplastando inmisericorde a la víctima de turno. Esto se hace, según el periodista de Slate, porque la persona puede hacerlo y porque le origina comodidad. Sin embargo, señala que si bien es malvado por parte de los usuarios hacer esto, la culpa también recae en las aerolíneas que compran estos asientos.

«Perdone -dije-, eso es muy incómodo. ¿Hay alguna posibilidad de que pueda usted reclinar su asiento hacia arriba, por lo menos hasta la mitad?».

«No -le espetó- pagamos por estos malditos asientos, y nos reclinaremos en ellos si queremos».

Ilustración de Alex Eben Meyer.

por Alex Eben

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here