BIOAC

0
43
La grabación de los cantos de  las aves se ha convertido en una herramienta más eficaz que la  observación para identificar nuevas especies de aves en la Amazonía  brasileña, según la Sociedad Brasileña para el Progreso de la  Ciencia (SBPC).  

  

El uso de la llamada bioacústica incluso ha demostrado que la  biodiversidad de la Amazonía es mucho mayor de lo que se podía  imaginar, agregó la asociación de científicos más importante de  Brasil en una nota publicada hoy en su página en internet.  "Donde considerábamos, por la observación visual, que había  apenas una especie, hemos descubierto, al analizar sus cantos, que  son diversas especies que eran ignoradas. A primera vista todas  parecían iguales pero,por el canto, descubrimos que eran diferentes",  explicó el ornitólogo Mario Cohn-Haft.  

El investigador, responsable por la colección de aves del estatal  Instituto Nacional de Pesquisas de la Amazonía (Inpa), afirmó que,  por distinguir los aspectos morfológicos, las formas y los colores,  la visión ha sido hasta ahora el sentido más usado para identificar  especies de animales, ademas, agregó que el surgimiento de potentes grabadores portátiles y el  análisis visual de los cantos a través de gráficos y sonogramas,  ciencia conocida como bioacústica, hizo posible catalogar la  diversidad y variedad de especies a partir de los sonidos.  
 

"Los sonidos nos están permitiendo identificar la diversidad  biológica de la Amazonía mejor que la observación. Los animales  emiten sonidos únicos y singulares. Y el estudio de ese repertorio  permite distinguir especies y describir la variación geográfica de  ellas", aseguró Cohn-Haft. Igualmente permite identificar especies, como el Uirapuru, que  emiten sonidos diferentes dependiendo del lugar en que se encuentre.  

Los investigadores tiene dos hipótesis para explicar esas  diferencias: o las aves limitan su repertorio de cantos en algunas  regiones por alguna razón o las aves de la misma especie realmente  cantan de forma diferente dependiendo de la región en que estén.  
"Lo que venimos descubriendo es que cuando hay una diferencia de  sonido de un local a otro de una población de la misma especie,  también hay una diferencia genética entre esas aves que serían de la  misma especie",explicó. Por esa misma razón el ornitólogo considera que el estudio del  sonido se convirtió en una herramienta muy útil y barata para  identificar inicialmente diferencias genéticas en poblaciones que  supuestamente serían de la misma especia.  
"La bioacustica tiene un potencial muy grande y ya es muy usada  en otras regiones del mundo. Hoy hay biólogos trabajando con sonidos  de tortugas,sapos y hasta insectos. Y nosotros lo estamos haciendo  pesadamente con aves", asegura

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here