Destacan beneficios de la línea aérea de bandera de bajo costo

0
15

(Aeronoticias).- El Perú es un mercado de 11 millones de pasajeros, que no tiene servicio de transporte aéreo de bajo costo, existen escasas rutas de punto a punto y la mayoría de las regiones y pueblos del Perú, están sin servicios aéreos o insuficientemente servidas.

La Aerolínea de bandera de bajo costo propuesta “Aerolíneas del Perú” va  a estimular la demanda para que 6 millones de pasajeros que utilizan los ómnibus interprovinciales de transporte terrestre con un aproximado entre 20 y 30 % de pago diferenciado, puedan acceder al transporte aéreo con el ahorro de tiempo y seguridad, lo que permitirá que los próximos 5 años y hasta el 2016 el mercado de pasajeros domésticos crezca un 100%.

La ubicación estratégica del Perú, nos permite rutas internacionales que en su gran mayoría están a distancias inferiores a seis horas de vuelo que pueden ser atendidas por Aerolíneas del Perú, con tarifas aéreas de bajo costo sin necesidad de invertir en aeronaves de largo recorrido. Esta hipótesis aeropolítica nos plantea la posibilidad de aumentar la conectividad regional del Perú, apoyando el turismo, los negocios, el comercio exterior y la inversión nacional y extranjera.

En el mes de setiembre en el ilustre Colegio de Abogados de Lima se presentará el libro “Línea aérea peruana de bajo costo” escrito por Julián Palacin Fernández, presidente de la Comisión Consultiva de Derecho Aeronáutico, del Espacio y de la Aviación Comercial del Colegio de Abogados de Lima y ex presidente de la Corporación Peruana de Aeropuertos y Aviación Comercial CORPAC.

En la reflexión final el autor del libro plantea la estrategia de una línea aérea de bajo costo debería ser operar de ser posible vuelos de punto a punto, al contrario de las líneas aéreas tradicionales, que utilizan el modelo de hubs de conexiones.

a)    No ofrecer servicios de primera clase o clase ejecutiva.
b)    Estandarizar la flota aérea utilizando un solo tipo de aeronave de corto o mediano alcance.
c)    Operar una red de aeropuertos secundarios en las ciudades donde sea posible para evitar los altos costos aeroportuarios y de servicios de navegación aérea en aeropuertos como Jorge Chávez concesionado Lima Airport Partners.

Los vuelos en aeropuertos secundarios tienen que estar complementados con una política aeroportuaria de servicios de navegación aérea de bajo costo inclusive con tarifas preferenciales especialmente en las zonas de frontera, como incentivos para atraer visitantes, de esta forma la línea aérea de bajo costo, como ocurre en Europa puede ser la locomotora económica para desarrollar las zonas más pobres y olvidadas del país.

Estos aeropuertos pequeños y sin tráfico ayudan a evitar retrasos y reducir el tiempo de embarque y desembarque a un tiempo de 25 a 30 minutos.  La operación en aeropuertos pequeños requiere también un número inferior de empleados para realizar las actividades necesarias para el funcionamiento de los vuelos.

d)    Eliminación de servicio a bordo sin cobro. Existen comidas y bebidas para la venta en el avión, lo que genera ingresos extras, pero no aumenta el precio de los billetes de pasaje.
e)    Maximizar el uso de los equipos aéreos y pasar el menor tiempo posible en tierra.
f)    Utilizar al máximo los canales directos de distribución, internet y oficinas propias, lo que reducirá los costos que se generan al pagar comisiones a intermediarios como las agencias de viaje.
g)    Utilización de billetes de pasajes electrónicos únicamente.
En la mayoría de aerolíneas de bajo costo no hay reservas de asientos.  Aunque en algunas se pueda obtener una reserva de asiento contra pago adicional de efectuar la compra del vuelo, o en otras por ejemplo conseguir la entrada preferente, es decir, poder subir a bordo del avión antes que otros pasajeros.
h)    La aplicación de reglas altamente restrictivas a la no utilización de los tickets electrónicos lo que minimizara la cantidad de cancelaciones y cambios de fecha.
i)    Utilización de programas de cobertura de riesgo en la compra de combustible (compras forward, opciones y otros instrumentos derivados), para minimizar las perdidas por fluctuaciones en el precio de los insumos.
j)    Los costos administrativos y aeronáuticos tienen que ser inferiores a los de las líneas aéreas tradicionales. Los gastos de las pernoctaciones del personal aeronáutico se pretenden evitar a través del estacionamiento de la flota en las bases, es decir el personal vuelve al origen del primer vuelo. En estos casos no se trata solamente de una ventaja en el sentido de los gastos, sino también de la satisfacción de la demanda del personal de volver cada día a su propia casa y no pasar las noches en los hoteles.
k)    Implementar el programa “uso total” que significa otorgar sujeto a espacio la capacidad ociosa de nuestras aeronaves de pasajeros y cargas a los accionistas, el Estado y las Regiones otorgándole la capacidad residual ociosa, facturable al 100% para ayuda social, pago que podrá ser deducido de la amortización del capital social aportado.

El modelo de bajo costo se debe convertir en un instrumento aeropolítico de competitividad para el mercado del transporte aéreo Peruano, en Brasil ya está establecido, en México está creciendo y Colombia ya está dando sus primeros pasos, ahora le toca al Perú consolidar un mercado de transporte aéreo de bajo costo que permita la operación de la línea aérea de bandera y de sus competidoras en beneficio de millones de consumidores.

Destacan beneficios de la línea aérea de bandera de bajo costo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here