Dio la vuelta al mundo en un velero una joven australiana de 16 años

0
44

(Aeronoticias) Hoy la joven australiana Jessica Watson, de 16 años, llegó en medio del entusisamo de sus compatriotas de regreso a Sydney tras dar la vuelta al mundo en solitario en un velero.

Watson, cuyo rostro estaba iluminado por la felicidad, deja atrás 210 días de navegación y 23.000 millas náuticas recorridas en su barco “Ella’s Pink Lady”.

 

Dio la vuelta al mundo en un velero una joven australiana de 16 años

 

Cuando el velero pintado de rosa atravesó la meta estallaron el aplauso y los vítores. La joven, que cumple 17 años el  día martes, saludaba radiante desde el timón. “Tantas caras, tantos colores, tanto ruido, todo era impresionante”, expresó después, además que deseaba una cama y fruta fresca.

Jessica bajó a tierra en la famosa ópera de la ciudad y se abrazó a sus padres, Julie y Roger. Después caminó con dificultad los 100 metros de alfombra rosa al término de la cual la esperaba el primer ministro, Kevin Rudd.

“Jess, bienvenida a tierra. Bienvenida de regreso a Australia”, dijo el primer ministro australiano en medio de los aplausos. “Probablemente te sientas temblorosa ahora, pero a los ojos de todos los australianos estás erguida como nuestra más reciente heroína”, expresó Kevin Rudd.

“Eres una heroína para todos los jóvenes australianos, y también para las mujeres jóvenes”.

El largo periodo de soledad no cambió en nada el carácter desenvuelto de la joven, que decidió contradecir al ministro Rudd “No me veo como una heroína. Soy una chica normal que creyó en su sueño. No hay que ser nadie especial para lograr algo extraordinario. Sólo hace falta un sueño, creer en él y trabajar duro”.

Su voz sonaba un poco grave, como si hiciera mucho tiempo que no hablaba mucho ni en voz alta. Durante semanas entrenó la voz de hecho sólo con melodías pegadizas que cantaba en el velero.

El ministro Rudd llevaba un regalo para Watson: un bono para su primera clase de autoescuela, porque su próximo proyecto es sacar el carnet de conducir.

Jessica Watson entró al mediodía en el puerto, con un poco de retraso debido a que en los últimos kilómetros se le rompió una vela y avanzaba más lento de lo previsto. Cuando su velero de diez metros fue visible al fin, la alegría de sus fans no se podía contener. En el agua había cientos de botes que la acompañaron los últimos metros.

Antes de poder bajar a tierra subieron a bordo sin embargo los agentes aduaneros, porque las reglas son las reglas: aunque la joven no tocó ningún puerto en su viaje, comprobaron que no estuviese contrabandeando con drogas o animales.

Después subió al bote su compatriota Jesse Martin, quien fue el más joven en dar la vuelta al mundo en 1999 en 327 días y que dijo estar muy impresionado por Watson.

Su récord está en los anales de la navegación, en los que en cambio no entrará Watson. Primero porque la federación de vela ha eliminado la categoría “circunnavegante más joven”, y segundo porque la ruta de la joven fue un par de cientos de millas más corta que la mínima que consideran como una vuelta al mundo. La controversia al respecto ensombreció la semana pasada el triunfo de Watson.

La joven vivió numerosas situaciones de riesgo, la mayoría justo cuando estaba por volver a casa. En la costa sur de Australia enfrentó una fuerte tormenta y frente a Tasmania olas de diez metros de alto casi vuelcan el velero.

Con su carácter positivo, la joven se lo tomó bien. “Si podía encontrar un motivo para reírme incluso en medio de las olas, en la oscuridad e incluso cuando casi vuelco, entonces podré aceptar todo lo que venga en la vida con una sonrisa”, escribió en su blog de viaje.

“Ver a Jessica entrar en el puerto fue un momento histórico que pone la piel de gallina a una nación, momentos que ocurren sólo una vez en una generación”, expresó Anna Bligh, primera ministra de Queensland.

Hace siete meses la ministra Anna Bligh pensaba diferente, ya que estuvo entre los miles de escépticos que criticaron a los padres de la menor llamándolos irresponsables por dejar a una niña tan joven realizar el viaje sola.

Aeronoticias considera que es un orgullo para todo el mundo y sobre todo para Australia que ésta joven heroína de 16 años haya logrado dar la vuelta al mundo en un velero, navegando durante 210 días y recorriendo 23.000 millas naúticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here