EL SENADO DE ESTADOS UNIDOS RECIBE A LA PRIMERA JUEZ HISPANA QUE CANDIDATEA AL TRIBUNAL SUPREMO

0
64

Si el nombramiento es confirmado por el Senado, la magistrada, de 55 años, reemplazará al juez David Souter, que se retiró recientemente, y se convertirá en el noveno miembro del máximo tribunal estadounidense, garante de la Constitución, que decide importantes cuestiones de la sociedad, tales como la tenencia de armas o el aborto. Ante la Comisión de Justicia del Senado, Sotomayor tendrá que responder a un interrogatorio sobre su pasado, su experiencia, sus escritos de juventud, su equidad y su moral.

Barack Obama y Sonia Sotomayor

El jurado, durante por lo menos cuatro días, oirá a personalidades como el ex director del FBI Louis Freeh, que la apoya, o Linda Chávez, una militante conservadora. Los expertos afirman que el resultado está prácticamente decidido, ya que los demócratas tienen, al menos sobre el papel, los 60 votos que necesitan para quebrar cualquier intento de los republicanos de usar tácticas dilatorias para bloquear la nominación.

«No hay duda en este momento, a menos que aparezca algo completamente fuera de lo común, de que será confirmada de forma abrumadora», dijo John Ullyot, un estratega republicano que fue asesor en el Senado durante siete años.

Pero los republicanos no quieren rendirse tan rápidamente. Uno de sus 14 testigos es uno de los bomberos blancos que presentó una demanda por discriminación racial durante un concurso de reclutamiento. Dicha demanda fue rechazada por Sotomayor, en un fallo que el Tribunal Supremo revocó a finales de junio.

Ese caso desea ser usado por los republicanos para demostrar que Sotomayor no es capaz de distanciarse de sus creencias personales y políticas para decidir los casos con base únicamente en aspectos legales. Asimismo, los republicanos han atacado a Sotomayor por haber apoyado en el pasado restricciones a las campañas políticas, lo que, a su juicio, siembra dudas sobre su compromiso con la libertad de expresión.

«Su historial eleva serias dudas sobre su posición frente a la libertad de expresión», dijo el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, que destacó que precisamente uno de los primeros casos que podría llegar al escritorio de Sotomayor es sobre la financiación de las campañas.

De puertas adentro, los republicanos admiten su preocupación por la posibilidad de que atacar a Sotomayor los siga alejando de los votantes hispanos, un 67% de los cuales votaron por Obama en los comicios de 2008 y sólo un 31%, por el republicano John McCain. Los hispanos son la minoría que crece más rapidamente en EEUU y tienen gran peso en Estados considerados clave para las elecciones, como Nuevo México, Arizona y California.

Mientras, Obama y sus aliados no cesan de alabar a Sotomayor, destacando su prolongada carrera judicial, el apoyo que recibió en el pasado de republicanos y la calificación positiva que recibió de la importante asociación de abogados estadounidenses American Bar Association. La historia personal de Sotomayor, que de una infancia pobre en el barrio neoyorquino del Bronx ha ascendido a la cumbre del mundo judicial, es muy similar a la del propio Obama.

Al anunciar que Sotomayor era su candidata, el mandatario destacó su «brillante carrera legal» y la «sabiduría acumulada a través de una vida inspiradora». Si es confirmada, esta graduada con honores en las prestigiosas Universidades de Princeton y Yale se convertirá en la tercera mujer que se convierte en juez del Tribunal Supremo de EEUU.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here