Fairchild Metroliner con mas de 30 años de antigüedad operan con seguridad en 23 países

0
4
(Aeronoticias).- Luego de que el ministro de transportes y comunicaciones del Perú, Enrique Cornejo Ramírez anunciara la pre publicación de una norma que originaría que las aeronaves con una antigüedad de fabricación de 20 y 30 años, surgió la pregunta qué va a pasar con los Boeing 737-200 y los Fairchild Metroliner que tienen más de 30 años de haberse fabricados y operan con seguridad, economicidad y eficiencia en el Perú y en varios países del mundo.

El Fairchild Metroliner es rápido, económico de operar y versátil,  lleva años ocupando los primeros puestos de venta en su segmento.  En España, múltiples empresas operan en la actualidad este avión del que se han construido, desde su lanzamiento, más de 950 aparatos en sus diferentes versiones y cuya última versión es el Metro 23.

Fairchild Metroliner con mas de 30 años de antigüedad operan con seguridad en 23 países

El mercado de paquetería urgente ha experimentado en nuestro país un notable crecimiento en los últimos años. Este negocio ha propiciado la creación y expansión de numerosas empresas orientadas a este tipo de transporte, que además realizan actividades paralelas como evacuación de heridos, traslado de órganos para transplantes y chárter de aviones de transporte ejecutivo.

La necesidad que este tipo de compañías tienen de operar con aviones capaces de transportar cargas muy pesadas ha sido la clave del éxito en España del Fairchild Metro, un versátil turbohélice de 19 plazas. En la actualidad, muchas empresas nacionales vuelan este avión -tanto en su versión pasaje, como en carga, mixto o ambulancia-, capaz de transportar alrededor de 2.000 kg de carga, con una mecánica probada y unas tarifas de leasing asequibles.

El Fairchild Metro remonta sus orígenes a 1965, año en que la compañía Swearingen Aircraft lanzó su modelo Merlín II, un aparato sin presurización y con capacidad para ocho pasajeros. En 1969 salió al mercado una versión muy mejorada denominada SA-226 Metro, con capacidad para 20 pasajeros y orientada a las compañías de transporte ejecutivo y a las de vuelos regionales. Esta versión ya incorporaba las características típicas de la serie: monoplano presurizado de ala baja y fuselaje circular equipado con dos turbo hélices en góndola que sobresalen marcadamente del ala, en las cuales se aloja el tren de aterrizaje trasero. Posteriormente, su diseño se optimizó para servicios feeder en las versiones carga, pasaje o mixta.

En 1971, Fairchild Industries compró Swearingen, por lo que el avión pasó a denominarse Fairchild Metro. Al poco tiempo, dicha compañía fabricó una versión más corta con capacidad para once pasajeros y un interior más lujoso que incluía lavabo y zona de equipaje de 5,13 m. Esta versión se denominó Merlín IV. Unos años después, concretamente en 1974, se lanzó una nueva versión, la Metro II, con ventanillas más grandes y capacidad para quince pasajeros.

El avión evolucionó y en 1980 surgió una versión con motores más poderosos y alas más largas (con un incremento de la envergadura de 3,05 m), nuevo tren de aterrizaje y mejor aviónica. Se trata del conocidísimo Metro III, que muy pronto se convertiría en un enorme éxito de ventas.

A la vista de su potencial como carguero, surgió el Expediter, versión de carga pura que trae una gran compuerta de carga y un suelo reforzado. La ultima versión fabricada es la denominada Metro 23, certificada en 1990, con capacidad para 19 pasajeros.
La mayor parte de los pilotos consultados coincidieron en afirmar que la rapidez es el factor más destacable del Fairchild Metro pues se trata de uno de los turbohélices más rápidos en su categoría, así como la pericia que exige su pilotaje.

Aeronoticias considera que la decisión del ministro de transportes y comunicaciones del Perú, Enrique Cornejo Ramirez de pasar a retiro las aeronaves Cessna con 20 y 30 años de haber sido fabricadas, es una decisión gubernamental anticonstitucional, ya que si el criterio técnico de que la antigüedad es igual a la inseguridad tendrían que aplicar igual medida a los Fokker, Metroliner y Boeing y en general a todas las aeronaves que tienen similar antigüedad de fabricación y en aplicación a la Ley de Aeronáutica Civil del Perú, a las líneas aéreas internacionales que en aeronaves, con 20 y 30 años de antigüedad traen turistas al Perú, lo que demuestra que la autoridad de aeronáutica del Perú, en este caso el ministro de transportes y el director general de aeronáutica civil han violado el principio de razonabilidad y de imparcialidad previstos en el 1.4 y 1.5 del Art. IV de la Ley de Procedimiento Administrativo General ya que no han mantenido la proporcion entre los medios a emplear y los fines públicos que deban tutelar y han actuado abiertamente discriminando a los administrados, en razón a que los operadores que en todo el territorio nacional operan con aeronaves de 20 y 30 de antigüedad no se le ha impuesto sanción alguna, lo que prueba que se la ha dado un tratamiento y tutela diferenciada resolviendo contra la Constitución Politica del Perú ya que se le aplican sanciones a los operadores turisticos por supuesta antigüedad de sus aeronaves y no a los demás operadores aéreos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here