¿Está bien reclinar tu asiento en el avión? El gran debate sobre la silla reclinada

0
32

(Aeronoticias).- El derecho percibido a reclinar el asiento en el avión puede llegar a los golpes. Una historia sobre una mujer que reclinó su asiento a bordo de un vuelo de American Airlines y se encontró con repetidos golpes en el respaldo de su silla se hizo viral esta semana, reavivando el debate sobre si reclinarse es aceptable.

El director ejecutivo de Delta Air Lines, Ed Bastian, se vio envuelto en la refriega en una entrevista en CNBC y dijo: “Creo que los clientes tienen derecho a reclinarse… Pero creo que lo correcto es que si vas reclinarte sobre alguien debes preguntarle primero si le parece bien”. El año pasado, Delta anunció un replanteamiento de los asientos reclinables. En un esfuerzo por afectar la experiencia de viaje de menos pasajeros, Delta decidió renovar algunos de sus jets para reducir la reclinación de los asientos de 10 a 5 centímetros y la reclinación de los asientos de primera clase de 14 a 9 centímetros.

Para aquellos que aborrecen la opción de reclinar, fue un pequeño paso. Y para aquellos que lo valoran, bueno, fue un compromiso. Este tema aparentemente inocuo es uno en el que hay dos mentes sobre lo que es aceptable y lo que no. Dos periodistas de CNN Travel participaron en un debate amistoso sobre la reclinación de los asientos.

Tu asiento. Tu decisión.

Stacey Lastoe, editora senior de CNN Travel, tiene una altura superior a la media y no se disculpa por reclinar su asiento; es su derecho como pasajera de avión, tren y autobús. Ella alienta a la persona sentada frente a ella a hacerlo también. En el primer tramo de mi vuelo a Japón para mi luna de miel, a mi esposo y a mí nos pasaron a la primera clase. Aunque solo serían unas pocas horas en el cielo camino a Dallas, estaba emocionada por tomar champán, sentarme y relajarme. Copa en mano, empujé hacia atrás para reclinar mi asiento para una máxima relajación. Pero no cedía; parecía estar atrapada en un asiento disfuncional.

¿O no?

Resulta que el caballero detrás de mí tenía un perro en una jaula entre las piernas, colocado de modo que el asiento frente a él, mi asiento, no tenía a dónde ir. Como éramos recién casados y amamos cada momento, no me importó cuando mi esposo se volvió hacia el hombre y le dijo que su esposa quería reclinar su asiento y le preguntó si podía reorganizar su jaula para perros para permitir la comodidad de todos. El tipo se enloqueció, pero no antes de que una azafata interviniera y explicara racionalmente que era mi “derecho” reclinar mi asiento. Ella señaló que había mucho espacio para su perro y que él no podía usar el animal para infringir mis derechos de reclinación.

Al final, querido lector, me recliné. Bebí champán. Releí nuestro itinerario de Japón. Dormí la siesta. Ya ves, soy una reclinadora. Una persona que se reserva el derecho de reclinarse. Al hacerlo, espero que la persona frente a mí ejerza también su derecho a reclinarse. Me recuesto, se reclina, todos nos recostamos para mayor comodidad.

No puedo dormir sentada completamente erguida, sin embargo, wow, eso sería encantador. Y disfruto durmiendo en aviones, trenes, autobuses y en el automóvil. Aprecio la tecnología moderna que tiene asientos mejorados con capacidades reclinables. Fuera de los viajes aéreos comerciales o de primera clase, sé que puede ser difícil. Por supuesto, tengo que mover mi trasero un poco más atrás en el asiento cuando alguien se reclina para que mis rodillas no se compriman en el respaldo del asiento reclinado. Pero esto es de esperarse. Ciertamente no es causa de irritación o ansiedad.

Ahora, he escuchado la frustración de muchos a quienes les gusta trabajar en sus computadoras portátiles en los aviones. Dependiendo del tamaño de la computadora portátil, y del asiento de clase económica, es imposible tener la computadora portátil completamente abierta en la mesa de la bandeja cuando la persona frente a ti se reclina. Presuntamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here