Inglaterra: Huelga amenaza cierre de aeropuertos

0
18
(Aeronoticias).- Los trabajadores del gestor aeroportuario británico BAA (British Airports Authority), propiedad de Ferrovial después de una votación entre sus integrantes han aprobado la convocación a huelga por la falta de un acuerdo por el tema pendiente de sus condiciones salariales. Los representantes del sindicato Unite acordaron reunirse el 16 de este mes para decidir la fecha de inicio de la huelga.
 
De acuerdo a British Airports Authority, este paro puede llegar incluso a cerrar las instalación aeroportuarias, puesto que otros grupos de trabajadores de vital importancia se viene sumando a la próxima paralización, tales como bomberos y guardias de seguridad.
 
 
Los trabajadores del gestor aeroportuario británico BAA (British Airports Authority), propiedad de Ferrovial después de una votación entre sus integrantes han aprobado la convocación a huelga por la falta de un acuerdo por el tema pendiente de sus condiciones salariales.

 

 
 
El futuro paro afectara no solo a Inglaterra, si no al tráfico aéreo de este con Europa, ya que  Heathrow o Stansted, ambos en Londres y afectados por las movilizaciones, son centros clave para las conexiones aéreas con el continente. Además de estos dos aeropuertos, BAA gestiona los aeródromos de Southampton, Edimburgo, Glasgow y Aberdeen, estos tres últimos en Escocia.
 
El primer ministro David Cameron ha adelantado su opinión indicando que la huelga no conseguirá nada «aparte de causar daño» a los viajeros, empresas y, por extensión, al empleo y a la maltrecha economía británica en su conjunto. Asimismo, también afectará a los países de destino de los turistas británicos. Según han informado desde fuentes sindicales, la proporción de trabajadores que ha apoyado la huelga ha sido de tres a uno (más de un 60%). En total, han votado la mitad de los 6.000 empleados de BAA.
 
El motivo del conflicto está en que el incremento salarial del 1% para 2010 que les ofrece la empresa no convence a la plantilla, que lo califica de «miserable» después de sufrir en 2009 la congelación de sus sueldos. La empresa, por su parte, argumenta que es «razonable» si se tiene en cuenta que «BAA y sus aerolíneas clientes están viendo un declive del número de pasajeros, debido al impacto de la recesión y de la nube de ceniza volcánica». El mes pasado, la compañía informó de que su beneficio operativo en el primer semestre del año se redujo en un 37,8% frente al mismo periodo de 2009, hasta los 247 millones de euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here