La corrupción tenía tomada Indecopi

Jueza integrante de Sala de Indecopi favoreció a la empresa Bimbo con fallo que se amparaba en norma de los Estados Unidos. Además, la servidora pública era gerenta de la Sociedad Nacional de Industrias.

0
235

(Aeronoticias): El destape del caso de la jueza Silvia Hooker, integrante de la Sala Especializada en Defensa de la Competencia (SDC) del Indecopi y a la vez gerenta de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), quien favoreció a la empresa Bimbo, sería el “hilo de la madeja” de otros casos similares en el que a través de cuestionados nombramientos de servidores públicos se habría favorecido a instituciones privadas.

El caso es grave. La titular de esta Sala del Indecopi en la mañana despachaba como funcionario público casos que involucran millones de dólares de las empresas como Backus, Bimbo, Laive, Pura Vida, Intradevco etc. (integrantes de la SNI) y en la tarde la misma jueza Silvia Hooker despachaba en los Laureles 365 – San Isidro en su calidad de Gerente de la SNI.

Allí recibía a los asociados de la SNI que a su vez tienen litigios en Indecopi. Es decir era juez y parte. Según abogados consultados por este diario, a raíz de la denuncia del Presidente de Indecopi, Julián Palacin Gutiérrez, quien pidió que se investigue todos los nombramientos por Resolución Suprema-Cargos de Confianza de los Vocales de la Salas de Indecopi; especialmente los nombrados por Pedro Pablo Kuzcynski y Fernando Zavala Lombardi, la Contraloría, la OCI, y posiblemente el Ministerio Público y los Juzgados Anticorrupción, deberán investigar a fondo este caso que además de un problema de conflicto de intereses también afecta la salud de la población debido a un presunto permiso indebido a “empresas amigas” para que pasen por alto la publicación de los octógonos, referidos al contenido de grasas en sus productos.

EL CASO BIMBO

De acuerdo a la Resolución 0134-2021/SDC-Indecopi, Expediente 205-201-CCD de la SDC –órgano resolutivo del Indecopi que cuenta con autonomía frente a la Presidencia Ejecutiva y su ámbito administrativo– la empresa Bimbo no infringió el principio de legalidad al no estar obligada a consignar la advertencia publicitaria u octógono sobre grasas trans en su producto “pan blanco sin bordes”. Increíblemente, la SDC, amparándose en las normas de la Food and Drug Administration de los Estados Unidos de América (FDA), resolvió que el mencionado producto pueda presentarse al mercado con un contenido de “0 g.” de grasas trans.

La SDC está integrada, entre otros miembros, por Silvia Hooker, quien votó a favor de levantar la multa al considerar que la Ley peruana y el Manual de Advertencias Publicitarias “no precisan parámetros para las grasas trans” y que en su lugar aplicó lineamientos de la administración de alimentos y medicamentos de los Estados Unidos.

Fuente: Diario Uno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here