Perú, el peor de la Pandemia por seguir la Constitución de 1993

Financial Times publicó ayer la estadística mundial de la cantidad de víctimas mortales por país a causa de la pandemia del coronavirus en la que el Perú se encuentra en el primer lugar de fallecimientos por millón de habitantes, lo que lo ubica como el país que peor ha gestionado la pandemia, por debajo de países como Haití, Bolivia, Eritrea o Etiopía.

0
595

(Portada Hispana) El candidato al Congreso de la República por Lima Metropolitana, Julián Palacín, el Nº 7 de Perú Libre, lamentó que el Perú esté calificado como el país que peor ha manejado la pandemia en el mundo. En este sentido, criticó a los gobiernos de Martín Vizcarra y Francisco Sagasti respectivamente por la pésima gestión de la pandemia, plagada de corrupción, errores e inoperancia. Del mismo modo, Julián Palacín hizo reflexión sobre el sistema de salud peruano basado en la Constitución de 1993, el cual ha colapsado con la pandemia por las graves carencias de infraestructura de los hospitales y centros de salud del MINSA y ESSALUD. Asimismo, señaló que ante la descontrolada propagación del virus, el Estado debe autorizar al sector privado y a los Gobiernos Regionales y locales, la importación libre de vacunas y la participación de las Compañías de Seguros y EPS en el proceso de vacunación de la población peruana en paralelo al Estado.

EL PERÚ SUFRE LAS CONSECUENCIAS DE SEGUIR LA POLÍTICA ECONÓMICA DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE 1993

“Es realmente lamentable lo que estamos viviendo en el Perú, esas son las consecuencias de seguir la política económica de la Constitución Política de 1993, donde los servicios básicos –que son derechos universales del ser humano- como la salud, son sometidos a la Ley de la Oferta y la Demanda del Mercado, es decir, a un sistema de salud digno y eficiente sólo tienen acceso los que tienen dinero para pagarlo, mientras que los pobres tienen que ir a Hospitales que no tienen medicinas, que no tienen equipamiento, donde los médicos y enfermeras no cuentan con las condiciones adecuadas para trabajar”, señaló Julián Palacín, el 7 de Perú Libre al Congreso por Lima Metropolitana.

“El sistema de salud nacional ya estaba colapsado desde antes de la pandemia, los hospitales del MINSA y de ESSALUD ya se encontraban en una situación calamitosa desde antes del 2020, tanto en Lima como en provincias, se hacían las respectivas denuncias todos los días, en los medios y en la prensa, pero nadie hizo nada al respecto. El 2017 los hospitales del norte del Perú colapsaron después de las lluvias del Fenómeno del Niño con las epidemias de dengue y fiebre amarilla. Los mismo en la selva peruana, el sistema de salud ya no podía atender las epidemias endémicas que azotan nuestra Amazonía, desde antes de la pandemia. La pandemia está demostrando que la Constitución de 1993 además de ser inhumana al instituir el neoliberalismo salvaje, ya está caduca y desfasada”, afirmó Julián Palacín, el 7 de Perú Libre al Congreso por Lima Metropolitana.

VIZCARRA y SAGASTI TIENEN RESPONSABILIDAD

“Los respectivos gobiernos de Vizcarra y Sagasti también tienen responsabilidad en las cifras que publica Financial Times porque durante sus respectivos gobiernos hay inoperancia y falta de gestión al respecto. Peor aun cuando existen pruebas de corrupción en la administración de las vacunas chinas durante el gobierno de Vizcarra, algo a lo que me comprometo investigar desde la bancada de Perú Libre en el Congreso”, señaló Julián Palacín, el 7 de Perú Libre al Congreso por Lima Metropolitana.

“Durante el gobierno de Sagasti tampoco se ha hecho la debida corrección, por el contrario hubo continuismo en la gestión de la ministra de Salud, quien tuvo que renunciar por el escándalo “Vacuna-Gate”, en eso sí fuimos el primer país del mundo en el que estalló un escándalo de corrupción por la vacunas”, indicó Julián Palacín, el 7 de Perú Libre al Congreso por Lima Metropolitana.

EL ESTADO NECESITA AYUDA DEL SECTOR PRIVADO

“Por otro lado el presidente Sagasti se empecina a continuar en el error cuando el Estado peruano ha sido ineficiente en su meta de vacunar a toda la población peruana debido a que no cuenta con la logística suficiente. El presidente Sagasti debe autorizar al sector privado a importar las vacunas y participar del proceso de vacunación ayudando al Estado. En eso el Perú sí puede ser un ejemplo a nivel internacional pero lamentablemente Sagasti antepone la ideología política a las necesidades urgentes de la población al afirmar “Lo que no queremos es que se vacune el que tiene plata y que no se vacune el que no tiene plata”, es un error, porque no se está impidiendo que los millonarios se vacunen, sino que se está impidiendo que la mitad de los peruanos se vacunen”, señaló Julián Palacín, el 7 de Perú Libre al Congreso por Lima Metropolitana.

“Lo más lamentable de todo esto es que el señor Sagasti, cuyos errores ya están costando la vida de muchos peruanos, dijo en el Diario La República «no queremos que el que tiene plata se vacune y el que no, no», en consecuencia para su razonamiento, los titulares de las Pólizas de Seguros de Salud, para Sagasti supuestamente «tienen plata» y no se les puede respaldar su beneficio contractual de exigir la vacuna. Según Sagasti, si se vacunan privadamente 21 millones de peruanos ya no se van a vacunar los 12 millones que faltan. Es decir, el Presidente provisional del Perú sostiene que si el sector privado vacuna a 21 millones de peruanos, los demás no se van a poder vacunar, es decir, nosotros le contestamos que si no pueden vacunar a 12 millones, ¿Cómo van a poder con 33 millones de peruanos?”, explicó Julián Palacín, el 7 de Perú Libre al Congreso por Lima Metropolitana.

Fuente: Portada Hispana
Autor: Julio Herrera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here