Ryanair e Easyjet: Historia de las ‘peanut airlines’

0
59

(Aeronoticias).- Hubo una época -fines de los ochenta- en que ser «maltratado» por Ryanair significaba recibir comida y bebidas gratuitas. Una época en que los pasajeros se sentían «como en la hora de almuerzo en el zoológico», según declaró Charlie Clifton, uno de los primeros trabajadores de la aerolínea irlandesa.

Hubo una época… hasta que la empresa vio millones tirados al agua.

Tony Ryan, fundador de la aerolínea, llamó al ruedo al contador en entrenamiento M. O’ Leary para mejorar la sanidad financiera de Ryanair y le envió a Estados Unidos para ver un caso paradigmático: Southwest Airlines. Allí aprendió el ABC de las low-cost: Decir adiós a las comidas para suplantarlo por aperitivos -he de allí el nombre ‘peanut airlines’, en referencia a un paquete de maní como bocadito que reemplace a los almuerzos- y usar aeropuertos chicos, dispuestos a negociar costes más bajos que sus pares con mayor demanda.

Tras O’Leary, Stelios Haji-Ioannou, fundador de Easyjet (otra aerolínea low-cost), fue a la escuela americana de Southwest para aprender el ABC del ahorro: Usar su call center mientras despedía a los agentes de viaje, y con la internet usar registros online mientras reforzaban su presencia en servicios de hoteles, contrato de carros y otros productos que ahorren márgenes de ganancia en caso usaran servicio tercerizado.

Fuere como fuere, de los caminos de estas aerolíneas low-cost, bajo coste, o «peanut airlines». Ryanair forjó a pulso una característica que vincula a todos sus pasajeros, indistintamente de su nacionalidad o credo: aman odiar Ryanair. En el caso de Easyjet, ven a una aerolínea low-cost como barato, pero ellos no se consideran como tal, sino una aerolínea de precios bajos, muy práctico y de buen servicio.

Con información de BBC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here