Con música, desfile y espectáculos celebró Colombia su bicentenario

0
8
(Aeronoticias).- La Plaza de Bolívar, corazón de la capital y epicentro de la historia de Colombia, se transformó en un enorme escenario que congregó a más de 35.000 personas.

Conciertos en Colombia y en el exterior, un majestuoso desfile militar, fiestas, exposiciones, obras de teatro, publicaciones y diversas expresiones populares sirvieron para conmemorar los 200 años del Grito de Independencia. Y un cierre con broche de oro: el espectáculo de arte, música y tecnología en la Plaza de Bolívar.

En la noche del 20 de julio, la Plaza de Bolívar, corazón de la capital y epicentro de la historia de Colombia, se transformó en un enorme escenario que congregó a más de 35.000 personas, incluyendo autoridades nacionales y distritales.

Fue el mayor espectáculo artístico y de tecnología de la historia de Colombia, promovido por el Gobierno Nacional -a través del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y Proexport-, y la Alcaldía de Bogotá, para realzar esta celebración con un evento de talla mundial y con talento cien por ciento nacional.

La producción estuvo a cargo del Festival Iberoamericano de Teatro, bajo la dirección artística de Jorge Alí Triana, con 212 artistas en escena y fuegos artificiales. La atracción principal fue la proyección en «mapping» video 3D sobre la fachada del Palacio Liévano, sede de la Alcaldía. La grabación para televisión se hizo en Alta Definición (HD) pues este material será utilizado para promocionar al país en el exterior.

Los movimientos artísticos estuvieron divididos en cuatro tiempos: el primero representó al mundo prehispánico, la conquista y el mestizaje; el segundo el sufrimiento de los pueblos en la búsqueda de su nacionalidad y de sus derechos; y el tercero y el cuarto constituyeron cantos de esperanza y el surgimiento de un país nuevo.

La primera parte tuvo como escenario el Capitolio Nacional y comenzó con una interpretación de música indígena acompañada por una danza alegórica entre gigantes tinajas. Para simbolizar la llegada de los españoles irrumpieron caballos y para anunciar el arribo de los africanos los tambores se tomaron el edificio. La cantante María Mulata interpretó una canción a la raza colombiana.

La segunda parte se sucedió al frente del Palacio de Justicia, con danzas acrobáticas, cantos al dolor y la música del octeto de César López. Desde allí el espectáculo se trasladó al frente oriental y se iluminó la Casa del Florero, símbolo de la rebeldía criolla. Con el estallido de fuegos artificiales se emuló la ruptura y se reprodujo la proclama de José Acevedo y Gómez cuando dijo:

«Santafereños: Si perdéis estos momentos de efervescencia y calor, si dejáis escapar esta ocasión única y feliz, antes de doce horas seréis tratados como insurgentes: ved los calabozos, los grillos y las cadenas que os esperan».

Y desde el campanario de la Catedral Primada María Mulata interpretó la canción de la esperanza y una mujer vestida de blanco y ondeando la bandera tricolor descendió desde la catedral hasta la esquina sur de la Alcaldía y cantó el «Cholo» Valderrama frente al Capitolio una composición llanera sobre Colombia, mientras en el Palacio de Justicia bailaban niños joroperos.

Entonces quedó la plaza en completa oscuridad, apareció un cóndor en la fachada del Palacio Liévano y comenzó el espectáculo tecnológico del «mapping» video 3D, con 240.000 lumens de proyección sobre 1.070 metros de la fachada, que parecía hacerse y deshacerse de manera caprichosa.

El público vibró con las figuras y los paisajes. Fue un rápido recorrido por esa Colombia diversa y próspera que dejó en todos una sensación de nacionalismo y orgullo patrio.

El espectáculo constituyó un homenaje a los hombres y mujeres que lucharon por la libertad, un reconocimiento a nuestra cultura, al mestizaje, al desarrollo de una Nación que nunca cesa en su propósito de alcanzar el bienestar para todos.

«Han sido 200 años de una historia nacional marcada por momentos difíciles y por una lucha permanente para ganar todas las batallas. Pero también han sido años en los que hemos comprobado que el empuje, las ganas y el trabajo constante pueden llevarnos a grandes transformaciones», destacó la presidenta de Proexport, Nubia Stella Martínez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here