El futuro del turismo en la era del coronavirus: Asia puede tener respuestas para lo que viene

0
685

(Aeronoticias).- Es un día soleado en la calle turística más famosa de Bangkok y la comerciante Cletana Thangworachai tiene el local abierto. Su tienda de Khao San Road está llena de imanes brillantes, llaveros de elefante de colores y pantalones de algodón estampados que se han convertido en un uniforme no oficial para los mochileros en el sudeste asiático.

Pero por ahora, no hay nadie que los compre.

La pandemia de coronavirus ha tenido un impacto devastador en los viajes y la Organización Mundial del Turismo de la ONU estima que el turismo internacional podría disminuir hasta en un 80% este año frente a 2019, poniendo en riesgo al menos 100 millones de empleos. En Tailandia, donde el turismo representa el 18% del PIB del país, la Autoridad de Turismo espera que el número de visitantes baje un 65% este año.

Muchos, como Cletana, están luchando para llegar a fin de mes. Antes de covid-19, ella podía ganar US$ 300 por día. En abril, Tailandia prohibió todos los vuelos internacionales al país, y ahora, sus ganancias diarias se redujeron a US$ 2, a veces incluso a cero. Pero la mujer de 45 años, que ha estado vendiendo souvenirs en la calle durante más de una década, todavía abre su tienda todos los días, con la esperanza de tener suerte y que rara vez pase algún turista.

Con tanto en juego para los medios de subsistencia y las economías, los países de todo el mundo están buscando formas de mantener a flote las empresas turísticas.

Nueva Zelandia y Australia se han comprometido a crear una “burbuja de viaje” que permita las visitas entre los dos países, una vez que sea seguro hacerlo. China ha comenzado a permitir viajes nacionales, aunque sus fronteras aún están cerradas para la mayoría de los extranjeros. Tailandia está considerando centros turísticos especiales que funcionen como zonas de cuarentena.

Pero los expertos advierten que incluso con nuevas iniciativas, los viajes podrían tardar años en alcanzar los niveles anteriores a covid-19. E incluso cuando suceda, es posible que nunca volvamos a viajar de la misma manera.

A corto plazo, el futuro del turismo son las burbujas de viaje regionales. Australia y Nueva Zelandia se han comprometido con un corredor de viajes, que no se espera que ocurra durante algunos meses. En Europa, Estonia, Letonia y Lituania han anunciado planes para abrir sus fronteras internas a los ciudadanos de los tres países a partir del 15 de mayo.

Para la mayoría de los países, permanecer aislados no es una opción que puedan pagar a largo plazo, y los expertos predicen que es solo cuestión de tiempo antes de que otros países creen sus propias burbujas de viaje.

Vietnam y Tailandia podrían considerar la creación de un corredor de viajes en los próximos meses, según Mario Hardy, con sede en Tailandia, director ejecutivo de la Asociación de Viajes de Asia Pacífico (PATA), una organización sin fines de lucro. El analista de aviación Brendan Sobie espera ver acuerdos similares en Europa y América del Norte.

Cuando los países busquen socios para hacer estas alianzas, dice que considerarán algunos factores. Buscarán países que parezcan tener sus brotes bajo control, y que tengan estadísticas en las que puedan confiar. Hardy piensa que también es probable que se mantengan regionales al principio. También es probable que se emparejen con países con los que ya tienen fuertes relaciones geopolíticas, dice el geógrafo turístico de la Universidad de Hong Kong, Benjamin Iaquinto, y agrega que Nueva Zelandia y Australia ya tienen una relación política estrecha, por lo que su emparejamiento tiene sentido.

En Asia, la gran pregunta será sobre China, el mercado más grande del mundo para el turismo emisor.

Las encuestas muestran que los turistas chinos desean seguir con lo que conocen y no viajar demasiado lejos, dice Bill Barnett, director gerente de la consultora hotelera global C9 Hotelworks. Eso significa que Tailandia, que atrae a unos 11 millones de turistas chinos al año, podría ser uno de los primeros en abrir viajes a China. China puede estar menos interesada en abrir viajes a lugares donde hubo un sentimiento anti-China durante el brote, lugares como Australia, dice Freya Higgins-Desbiolles, profesora titular de la Universidad del Sur de Australia que investiga el turismo. “Creo que el turismo se verá afectado por los juegos o estrategias geopolíticas que se han desarrollado para aprovechar la crisis”, dice.

Y las burbujas serán volátiles. Si hay un resurgimiento de casos en un país, los corredores de viaje se cerrarán, agrega Hardy.

Fuente: CNN

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here